Visita & Comenta en: I LOVE YOU JUST THE WAY YOU ARE

domingo, 6 de noviembre de 2016

PARTE 12




A pesar del enojo del señor Kim hacia YunHo, programó con el médico que había revisado a Jae Joong el día de la cirugía en el hospital. Según el médico la cirugía era un procedimiento rápido y sencillo, por lo que acordaron internar al joven en fin de semana para que se recuperara en casa tranquilo.

Todo esto estaría programado para ser realizado dentro de 3 semanas.

Jae Joong sintió los nervios invadirlo a pesar del tiempo que faltaba. Sus padres lo abrazaron cuando salieron del consultorio y decidieron ir a cenar juntos a un restaurante para celebrar por adelantado.

Entraron a un establecimiento al que les gustaba ir desde hace algunos años y tomaron asiento. Estaban hablando cuando Jae Joong escuchó que un mesero se acercaba y sintió como su padre guardaba súbitamente silencio.

-¿Appa? - preguntó Jae Joong en voz baja. Entonces escuchó al mesero hablar y lo entendió todo.

-Buenas noches... - se quedó callado también el hombre a media frase. 

Era YunHo el mesero encargado aquella noche.

-Appa... - 

-Mándame a otro mesero - dijo tranquilamente el señor Kim.

-No - dijo Jae Joong - Deja de ser así - 

-No voy a discutir aquí Jae Joong, solo que se vaya y todo estará bien - 

-No vamos a discutir- respondió el joven y tomó la mano de YunHo desde la mesa - Solo vas a dejar de despreciar a YunHo ¿Si? - 

-Jae... - Susurró YunHo, pensando que se estaba metiendo en muchos problemas y no quería hacer que el otro chico se terminara peleando con su familia.

.Cariño... Solo déjalo, hablaremos en casa - dijo la señora Kim, quien hasta el momento no había comentado nada al respecto.

-Bien - suspiró cansado y volteó su vista a la carta y ordenó lo que iba a comer. Los otros dos miembros de la familia hicieron lo mismo y YunHo se retiró a seguir trabajando.

-¿Sabías que él trabaja aquí? - pregunto el papá de Jae Joong a su hijo mientras esperaban por la comida. 

-No tenía idea - respondió sinceramente el pelinegro.

-Está bien - dijo con calma el hombre. Decidió que lo mejor en ese momento era ignorar el tema y disfrutar de una buena cena con su familia.

----

La madre de Jae Joong estaba en una posición contraria a la de su esposo respecto al tema de YunHo. Ella lo único que deseaba era que su hijo se encontrara bien y fuera feliz, por lo que no tenía problema alguno en que los dos chicos estuvieran juntos.

Un fin de semana antes de la cirugía de Jae Joong, el señor Kim había salido de la ciudad por motivos de trabajo, dejando al joven y a la señora Kim solos en casa.

Jae Joong se encontraba en su cuarto componiendo unas canciones en su piano cuando la mujer entró y le dijo.

-Hijo, ¿Por qué no invitas a YunHo a venir a la casa y pasar la tarde contigo? - 

-¿En serio? - preguntó sorprendido. Sabía que su madre no pensaba igual que su papá, pero no pensó que fuera a decirle eso.

-Si, en serio, pueden salir si quieren también - Sonrió y le tocó el hombro. Jae Joong tomó la mano de la mujer y sonrió. Fue a su cama a buscar su celular y usó una de las teclas de marcado rápido para contactar a YunHo.

----

YunHo no estuvo muy seguro de ir a casa de Jae Joong, el chico pensó que toda la familia estaría ahí o que si él estaba solo sucedería algo y los descubrirían y todo se arruinaría para ellos.

"Más de lo que ya estaba" pensó YunHo. 

Pero se encontró solo con la amable bienvenida de la señora Kim en la entrada de la residencia.

-Hmmm... vine a ver a Jae Joong, él me llamó y ... - empezó a hablar el joven con nerviosismo.

-Lo sé - le sonrió - Pasa querido, él está en su cuarto - 

Así, un YunHo titubeante y aún nervioso avanzó hacia la habitación y la señora Kim no pudo evitar enternecerse un poco y recordar a su esposo cuando apenas estaban comenzando a salir.

Tocó la puerta y la abrió, encontrando el cuarto aparentemente vacío. Caminó dentro y cerró la puerta detrás de él y comenzó a buscar a Jae Joong.

-¿Jae? - dijo YunHo al aire para ver si había una respuesta. Pero no hubo.

Escuchó ruido en el armario del chico y fue a abrir la puerta para encontrar a Jae Joong sin camiseta.

Ambos jóvenes se sorprendieron, pero ninguno intentó alejarse o esconderse. YunHo se acercó a Jae Joong y dijo.

-No sabía que tenías tatuajes - y no pudo evitar señalar con su dedo índice la frase escrita en el pecho de Jae Joong.

El otro se estremeció por el toque y le dijo.

-Hola a ti también YunHo - sonrió ampliamente, tratando de calmar los latidos de su corazón para que YunHo no se diera cuenta como lo ponía una simple caricia.-Lo tengo desde hace un par de años... Me lo hice a escondidas - habló ahora del tatuaje.

-Que sexy - dijo YunHo.

Sintió a YunHo acercarse a su rostro y como su respiración chocaba contra sus labios. Jae Joong contuvo la respiración y se atrevió a acercarse al muchacho y juntar sus labios. YunHo no dudó en corresponder el beso y llevó sus brazos alrededor del cuerpo del pelinegro, atrayéndolo más cerca de su cuerpo y aprovechando dicha acción para acariciar su espalda.

Ambos se emocionaron porque era la primera vez que llegaban más alla que un simple beso, aunque no hubiera estado planeado que el pelinegro estuviera sin camiseta y que se fueran a besar en el closet. Se separaron después de unos minutos y se quedaron abrazados durante un rato. 

-¿Quieres salir del closet? - preguntó Jae Joong.

-Lo hice hace años - respondió YunHo y ambos rieron demasiado por el doble significado de la pregunta. 

Salieron del armario después de que YunHo le pasara a Jae Joong la camiseta que se iba a poner, se sentaron en el suelo, encima de unos cojines que YunHo bajó de la cama y encendieron la televisión para poner una película. 

Se sentía como si hubiera sido hace mucho tiempo que habían estado de la misma manera disfrutando solo de una película, comiendo y riéndose como buenos amigos, cuando tan solo habían pasado unos meses. 

-¿Cuándo es tu cirugía? - preguntó YunHo.

-El siguiente fin de semana - respondió de inmediato Jae Joong.

-¿Estás nervioso? - 

-Un poco, debo admitirlo - dijo Jae Joong con una ligera sonrisa. 

El moreno tomó su mano y entrelazó sus dedos con los del pelinegro, acariciando con su pulgar el dorso de la pálida mano del chico y le dijo.

-Todo va a salir bien - 

-¿Lo prometes? - preguntó Jae Joong. 

Sabía que no debía preguntar algo así, que no podían prometerle el resultado a pesar de que las probabilidades estaban casi cien por ciento a su favor, pero aun así necesitaba que alguien se lo dijera, necesitaba escucharlo para poder sentirse más seguro. 

No era alguien que tuviera mucho miedo de los hospitales, pero después del accidente que lo dejó ciego, aunque él se encontrara incosciente, le tuvo pavor a esos lugares, especialmente al momento de pensar que entraría a un quirófano y estarían operando sus ojos, algo tan delicado como eso, sabiendo que cualquier error podría dejarlo para siempre invidente.

-Si Jae, lo prometo - soltó su mano para pasar su brazo por encima de sus hombros y atraerlo hacia su cuerpo y abrazarlo. Jae Joong dejó su cabeza reposando en el hombro del otro chico y sonrió. 

-Gracias Yunhie - y YunHo sintió que su corazón se aceleró, su cara se puso caliente y sonrojada y su estómago parecía como si estuviera infestado de mariposas por el simple hecho de escuchar a Jae Joong llamarlo de esa manera. 

-Estaré ahí cuando se termine la cirugía - le dijo YunHo.

-¿Cómo harás para entrar?, de seguro mi padre te querrá echar fuera apenas te vea - 

-Lo sé, pero yo estaré ahí, ya verás - 

-----

-Yeobbo, tenemos que hablar - dijo Jae Rin cuando entró su esposo a la casa. Estaba sentada en uno de los sillones de la sala que se encontraba más cercano a la entrada, con ropa cómoda y una taza de té en sus manos. 

Hyuk Su se extraño de la manera en que lo recibió su mujer pero no dijo nada y tan solo fue a sentarse en otro de los sillones junto a ella. 

-¿Qué sucede? - preguntó el señor Kim.

-Es sobre Jae Joong... - comenzó a decir Jae Rin.

-¿Le pasa algo? - preguntó alarmado de inmediato.

-No, pero hay que hablar sobre Jae Joong y YunHo - 

-No hay nada que hablar sobre YunHo - dijo el hombre dispuesto a levantarse del sillón e irse a su habitación a descansar, pero Jae Rin fue más rápida, dejando la taza de té en una mesita al lado y tomándolo de la muñeca para impedir que se fuera. 

-Claro que hay que hablar, y es muy simple querido. Nuestro hijo está enamorado de ese muchacho y es feliz con él, deberíamos apoyarlo - 

-Yo apoyaría que mi hijo tuviera una relación con gusto si no fuera con quien lo dejó ciego - 

-Sabes bien que no fue a propósito - 

-¡No me importa!, Te apuesto que tendrías una opinión distinta si Jae Joong hubiera quedado así para siempre - 

-Claro que no - le dijo su mujer - Para empezar ese muchacho venía a ver a Jae desde que tuvo el accidente, ¿Tu crees que alguien que lo atropelló a propósito hubiera hecho eso?, Estuvo ahí para él y lo hizo sentir mejor, así que no, mi opinión no cambiaría - 

-Lo hizo solamente para reducir la culpa - dijo el padre de Jae Joong en voz baja, y al notar ese cambio en el tono de voz, Jae Rin se dio cuenta de que estaba haciéndolo considerar lo que le estaba diciendo. 

-Puede que al principio haya sido así, no lo sé, no conozco como es la relación de ellos dos exactamente, pero lo que te puedo decir es que en este momento YunHo no está tan insistente solamente por querer sentirse menos culpable, si tan solo pusieras atención en tu hijo cuando habla de él, es más, si tan siquiera lo dejaras hablar de él contigo, podrías darte cuenta de que los sentimientos de ese muchacho son genuinos, y que nuestro hijo lo corresponde y es feliz.  - 

-Jae Rin... Ya basta, estoy cansado - comenzó a masajearse la sien.

-No, nada de ya basta, tienes que escucharme y entrar en razón, ¿quieres que Jae Joong sea feliz verdad? - preguntó la mujer tomando el rostro de su esposo y obligándolo a sostenerle la mirada.

-Claro que sí - 

-Entonces no se diga más - Le dio un beso en la mejilla y se puso de pie para ir su habitación. 

Hyuk Su miró a su mujer y negó con la cabeza varias veces, pero también se levantó y la siguió.
Quizás tenía razón, quizás solamente debía aceptar que su hijo quería a YunHo y dejarlos ser felices. 

Así que en vez de ir con su mujer, cambió de dirección y entró al cuarto de Jae Joong. 

El joven estaba sentado en un sillón cerca de la ventana escuchando música con los audífonos puestos, por lo que no se dio cuenta de que entraron a su habitación. 

Hyuk Su le quitó con cuidado los audífonos al muchacho y se sentó a su lado, pasando un brazo por encima de sus hombros. 

-Hola Appa, no me di cuenta que entraste, lo siento - 

-Está bien, pensé que estarías dormido -

-No tengo sueño aún - 

-Que bueno, porque me gustaría que habláramos de algo - dijo Hyuk Su mirando a su hijo. 

-¿De qué cosa? - preguntó curioso Jae Joong.

-Es sobre YunHo - 

-Appa... - 

-Cuéntame de él, quiero saber por qué te gusta tanto - 

Y a Jae Joong se le dibujó una sonrisa enorme en su rostro.

----

Hola después de mil años XD Traigo actualización después de mucho tiempo, siento la tardanza. Sé que dije que no tardaría tanto, pero la verdad es que no pensé que este semestre fuera a estar tan pesado D: 

Espero que les gusta el capítulo ^^ Probablemente el siguiente capitulo sea el final jeje 

Gracias a quienes siguen esta historia a pesar de que no he tenido mucho tiempo para actualizarla ^^ 

Dejen sus comentarios para recargar mis energías (?) 

Y deseenme suerte en mis proximos exámenes porque pronto empiezan mis semanas de la muerte en la uni y viviré a base de café D:

L@s quiero

~Always Keep The Faith~

miércoles, 20 de julio de 2016

PARTE 11



Jae Joong empezó a ir a la escuela sin chofer como lo había estado haciendo durante las últimas 
semanas. El padre del joven se dio cuenta de que YunHo ya no se iba a acercar y pudo darle un 
poco más de libertad al muchacho, tampoco le gustaba ser tan malo con su hijo y tenerlo 
controlado todo el tiempo, ahora tan solo se dedicaría a llevarlo y recogerlo cuando él lo 
pidiera a él o a su madre.

Aquel día el pelinegro salió de clases y caminó hacia la entrada de la facultad para sacar su 
teléfono y utilizar la tecla de marcado rápido con la que contactaba a su mamá. Estaba por dar 
click en "marcar" cuando sintió como lo tomaban de la mano y lo hacían caminar hacia la derecha, 
donde él recordaba había solamente árboles y algunas bancas donde a veces se sentaban a comer sus 
amigos. 

-¿Quién eres?, ¡Suéltame! - dijo Jae Joong asustado. 

La persona por fin habló para que Jae Joong dejara de alarmarse.

-Soy YunHo, tranquilo. Necesito decirte algo, es muy importante -

-¿YunHo? - se detuvo Jae Joong y el mencionado volteó a verlo. Lo observó con detenimiento ese 
instante. Tenía casi un mes que no lo veía y al observar su rostro pudo recordar de nuevo porque 
estaba haciendo todo eso, porque estaba buscando médicos y dinero para pagarlos. 

-¿En serio eres tú? - preguntó de nuevo. 

-Si... soy yo Jae - tomó su otra mano y lo condujo hasta una de las bancas. 

Ambos recordaron el día en que YunHo le confesó a Jae Joong que él lo había atropellado, pero 
ninguno dijo nada al respecto, después de todo eran cosas que querían dejar en el pasado y 
avanzar con sus vidas. 

-¿Qué es lo que quieres decirme? -

-Yo... estuve hablando con Yoochun y me pasó el número de un doctor que puede ayudarte, hablé con
él y le comenté tu situación y me pidió que te llevara a una consulta para ver si puede hacer 
algo, él está muy seguro de que puede ayudarte Jae Joong - dijo YunHo algo entusiasmado. 

-¿Cómo?, ¿Estás diciendo que existe la posibilidad de que vuelva a ver? - preguntó sorprendido 
Jae Joong, demasiado sorprendido podría decirse. 

-Si... aunque no quiero ilusionarte Jae, sabes como son estas cosas de delicadas, pero para poder 
saber si es posible o no necesito que vayas a una consulta - 

-Si, quiero ir YunHo ¿Cuándo vamos? - preguntó emocionado Jae Joong. Sabía bien que no debía 
ilusionarse, YunHo tenía razón y él también estaba consciente de que podían checarlo y al final 
decirle que no había nada que se pudiera hacer, pero aun así no podía evitar emocionarse un poco 
con la idea de volver a ver.

No había un solo día en que se preguntara cuanto había cambiado el mundo, cuando habían cambiado
sus padres, sus amigos... e incluso YunHo.

Tal como él lo planeó, Jae Joong aceptó y YunHo de nuevo lo tomó de la mano para llevarlo hasta 
su auto. 

El trayecto fue silencioso, tan solo se escuchaba en volumen bajo la música del radio, pero 
llegaron rápido ya que no había tanto tráfico a esa hora en la ciudad.

-¿Crees que me diga que si podré ver? - preguntó Jae Joong con un tono nervioso cuando escuchó a 
YunHo abrirle la puerta. 

-Yo... eso espero - sonrió el muchacho al responderle aquello. La verdad es que realmente 
esperaba que las cosas salieran como querían. - Vamos, nos están esperando - tomó al pelinegro de 
la mano y lo llevó junto a él hacia el consultorio. 

Se sintió el cambio del exterior al estar dentro de la clínica, Jae Joong percibió un 
característico olor a material de hospital y cuando se acercaron a la recepción también pudo oler 
el café recién hecho. 

Sonrió. Le gustaba que sus sentidos estuvieran mas desarrollados. 

A pesar de las ganas que tenía de recuperar su vista, lo único que pensaba era que no quería 
perder esa habilidad de distinguir tan fácil los olores o escuchar mejor.

-¿Kim Jae Joong? - se escuchó como lo llamaba un hombre y el joven tan solo asintió. YunHo dejó 
que le apretara más la mano y después ambos caminaron dentro del consultorio del doctor. 

Jae Joong se dejó hacer todos los estudios que le pidió el médico y dio toda la información que 
tenía acerca de su caso. Tomó aproximadamente media hora y cuando estuvieron sentados frente al 
escritorio del doctor Lee, Jae Joong sintió sus manos temblar ahora si. 

-Bueno chicos, por lo que pude obtener con los análisis creo que el joven Kim está en condiciones 
de ser sometido a cirugía para recuperar la visión. Tanto el daño de su visión como el estado de 
salud de Jae Joong-sshi se encuentran aceptables para realizar la cirugía. Cuando gusten puedo 
programarla. -

Jae Joong repitió aquello en su mente unas dos veces hasta que por fin reaccionó. 

¡Iba a recuperar la vista! 

Una enorme sonrisa se le escapó y abrazó a YunHo. Las lágrimas salían de sus ojos y le agradeció 
en voz muy baja. YunHo correspondió ese abrazo con muchas ganas y tan solo acarició su cabello y 
su espalda, sonriendo ligeramente ante las palabras de Jae Joong. 

Después de darle las gracias al médico, los dos jóvenes salieron del hospital y subieron de nuevo 
al auto para llevar a Jae Joong a su casa. 

-Necesito que comentes esto con tus padres, aquí está tu expediente con los estudios que te 
hicieron hoy y también está una carta del doctor explicando lo mismo que nos acaba de decir a 
nosotros. - le puso el sobre encima de sus piernas y siguió sosteniendo su mano. -Yo... entenderé 
si tus padres me piden alejarme de todos modos, sigo consciente de que causé mucho daño y a pesar 
de que he encontrado la manera de repararlo, entenderé si ellos no me perdonan nunca. Solo quiero 
que sepas que esto que estoy haciendo no es por buscar una redención Jae... es... solo porque te 
quiero - soltó su mano y estaba por encender el vehículo cuando Jae Joong acercó esta vez la suya 
a la pierna de YunHo y le dijo. 

-YunHo... yo hablaré con ellos, no sabes lo infinitamente agradecido que estoy contigo, a pesar 
de todo... y me hace muy feliz esto, sobre todo el final - dijo apenado. - Yo también te quiero 
YunHo - bajó la mirada. 

YunHo bajó su mano a su pierna y apretó la de Jae Joong, después encendió el auto y condujo hasta 
la casa de Jae Joong. Su corazón latía tan rápido y tan fuerte que pensó que se le saldría del 
pecho en algún momento, por un momento creyó que había olvidado lo que Jae Joong lo hacía sentir. 

¡Dios, cuantas ganas tenía de besarlo en ese momento!

Cuando se estacionó frente a la casa del muchacho dejó puesto el seguro de la puerta y se acercó 
al asiento del pelinegro. 

-Jae - dijo en un susurro.

-¿Si? - 

-Voy a besarte - 

Y para cuando Jae Joong pudo reaccionar sus labios ya habían sido atrapados por los suaves y 
cálidos de YunHo, esos que nuevamente le robaban el aliento y lo hacían sentir que estaba 
flotando, esos que lo dejarían con una sonrisa en su rostro durante todo el día y el bello 
recuerdo del sabor de aquel beso.

-Cuidate Jae - le acarició el cabello cuando se separó del beso. Levantó el seguro de la puerta y 
desabrochó el cinturón de seguridad.

Jae Joong asintió y se acercó un poco para darle un pequeño beso de despedida a YunHo antes de 
salir del carro. 

Cuando el chico entró en su casa y YunHo se fue, Jae Joong escuchó a su padre decirle. 

-¿En dónde estabas? - 

-Fui con un médico - respondió tranquilo.

-¿Ah si?, ¿Por qué no nos dijiste nada? - preguntó su madre esta vez - Estábamos preocupados por 
ti.

-Fue algo muy repentino - caminó hasta sentarse en uno de los sillones de la sala y volteó hacia 
donde escuchó venir las voces de sus padres.

Explicó todo lo que hizo ese día con YunHo, omitiendo obviamente el beso y las demás cosas 
sentimentales que dijeron en su auto, y entonces escuchó a su padre decirle.

-Te dije que no se te volviera a acercar ese muchacho - 

-Lo sé Appa, pero él me consiguió la cita con ese doctor, él me ayudó con esto - dijo desesperado 
Jae Joong. 

-Supongo... que puedo agradecer eso... Pero aun así, no quiero que tengas más contacto con él 
después de la cirugía - dijo el señor Kim y después se puso de pie, tomó el sobre con el 
expediente de su hijo y se fue hacia su estudio. 

-¡Appa! - gritó Jae Joong.

-Déjalo irse - le dijo la señora Kim para tranquilizarlo.

-No quiero que se vaya, tiene que perdonar a YunHo, tengo que seguir hablando con él, quiero 
seguir hablando con él - agachó la cabeza y dejó salir una lágrima - Yo lo quiero Umma - dijo en 
voz baja. 

Su madre lo abrazó y entendió que los sentimientos de su hijo por ese muchacho eran serios, 
entonces decidió que lo apoyaría con eso. Le dio un beso en la frente y le prometió que hablaría 
con su padre.

-¿Habías visto a YunHo antes del accidente? - le preguntó su madre.

-Si... él nunca me había visto... pero yo, me enamoré desde que lo vi - respondió Jae Joong, 
trayendo de vuelta el recuerdo del rostro de YunHo en ese verano en el que inició su carrera.

----


Hola!!!!

Espero les guste, esta cortito el cap de hoy. 

Gracias por esperar la actu :)!!!! 

Siento que nos estamos acercando al final del fanfic, pero tengo unas ideas para otro :P

L@s quiero 

~Always Keep The Faith~

sábado, 27 de febrero de 2016

PARTE 10



-Junsu-ah - dijo Jae Joong apenas el muchacho entró en su habitación y escuchó como cerraba la puerta. El chico se acercó a su amigo que estaba sentado en su cuarto jugando con su teclado. 

-Yoochun me lo contó todo Jae, lo siento mucho - fue lo primero que se le ocurrió decir al joven.

-Está bien... De hecho necesito pedirte un favor - apagó el teclado.

-Si, lo que quieras - 

-Necesito que llames a YunHo, de tu teléfono, no puedo llamarle del mio porque mi padre tiene registros de mis llamadas. - 

-¿Qué?, ¿Para que quieres hablar con él? - preguntó sorprendido Junsu.

-Lo necesito... solo dame tu teléfono y saca el mio para que revises su número - 

-Jae Joong, ¿Estás seguro de que quieres hablarle? - lo tomó de los hombros y aunque Jae Joong no pudiera ver, Junsu pudo notar lo triste que se encontraba.

Habían pasado 5 días desde que el padre de Jae Joong había amenazado con poner una demanda contra YunHo pero la madre del pelinegro lo había impedido, habían hablado y discutido mucho sobre ello, especialmente el primer día que intentó hablar con él, pero al final el hombre aceptó dejar ese tema por la paz, con la única condición de que YunHo no se acercara a Jae Joong. 

-Si - respondió Jae Joong con seguridad. - No puedo verlo, no puedo estar cerca de él, pero al menos necesito hablarle, tengo cosas que decirle - 

-Está bien - accedió Junsu y sacó su teléfono para comenzar a marcar. 

Para evitar que Jae Joong tuviera contacto con YunHo, su padre contrató un guardaespaldas para que lo vigilara durante las horas que iba a la escuela y lo llevara y trajera de regreso a casa. 

Pero Jae Joong necesitaba hablar con YunHo, debía decirle que lo perdonaba por todo.

-Voy a salir un momento - Dijo Junsu. Puso el celular en la mano de Jae Joong y le colocó el dedo en la tecla para marcar. 

Apenas escuchó la puerta cerrarse y los pasos de Junsu alejarse del cuarto, Jae Joong presionó el botón y colocó el teléfono cerca de su oreja. 

Timbró tres veces y Jae Joong suspiró, pensando que sería mejor colgar, pero la voz de YunHo se escuchó por fin después del quinto timbre.

-¿Hola? - 

-YunHo - habló Jae Joong.

-¿Jae Joong? - el muchacho pudo escuchar un leve tono de sorpresa y felicidad en su voz y sonrió un poco.

-Si, soy yo - 

-¿Qué pasa?, no esperaba que llamaras - 

-Yo... necesitaba hablar contigo, solo que no puedo hacerlo en persona o desde mi propio teléfono - 

-He visto que tienes un guardaespaldas - dijo YunHo y Jae Joong suspiró con tono desesperado, aquella acción por parte de su padre realmente le fastidiaba y pensaba que era algo exagerado ponerle un tipo que ni siquiera conocía a vigilarlo cada vez que salía. 

-Lo odio - le dijo Jae Joong.

Se quedaron en silencio un momento y el pelinegro volvió a hablar.

-En fin, eso no es de lo que quiero hablar... lo que quiero decirte es que estos días he estado pensando y te perdono YunHo - 

-¿Qué? - preguntó YunHo sorprendido.

-Sé que fue un accidente, te conozco YunHo, en el poco tiempo que llevábamos juntos siendo amigos llegué a conocerte y sé que no eres una mala persona, sé que no me habrías hecho daño a propósito, y estuviste conmigo todo este tiempo... Por eso te perdono, no necesitas cargar con una culpa tan grande como esa... No quiero que lo hagas - 

-Yo... no sé que decir... no esperaba que me perdonaras la verdad, de hecho esperaba una demanda - 

-Le dije a mi padre que no te demandara - 

-Gracias Jae Joong... no por no haberme demandado... sino por perdonarme - dijo con la voz cálida que Jae Joong recordaba. - Enserio gracias... Ahora necesito perdonarme a mi mismo por lo que te hice - 

-YunHo... no tienes que cargar con esa culpa - dijo Jae Joong triste. 

-Lo sé, pero no puedo dejar de pensar en ello... te lastimé, y te amo Jae Joong, lo hago enserio, pero te lastimé horriblemente, lo siento - dijo YunHo y colgó la llamada. 

Jae Joong dejó caer una sola lágrima y dejó el teléfono en la cama. 

Estar con YunHo al parecer iba a ser más complicado de lo que creía. 

----

Cuando YunHo colgó la llamada se sintió muy mal. Nunca hubiera querido cortar una llamada de esa manera con Jae Joong, pero realmente no sabía que más decir y non quería externar toda la culpa que tenía con él, lo menos que quería era preocuparlo más de lo que posiblemente ya estaba. 

Desde que le dijo a Jae Joong que él había sido el culpable de todo se había vuelto más reservado y frío. En su casa raramente hablaba y en la escuela solo se concentraba en sus clases. Realmente estudiar era lo único que lo distraía de pensar en Jae Joong, por eso apenas llegaba a su hogar después de la universidad comía rápido y se encerraba en su cuarto a estudiar, hacer tarea o leer cualquier otra cosa. También jugaba videojuegos de vez en cuando, todo con el objetivo de mantener su mente distraída. 

Aunque todas las noches, cuando se acostaba y estaba listo para dormir, su mente se llenaba de pensamientos que lo hacían quedarse despierto hasta tarde en la madrugada. Quería ayudar a Jae Joong, tampoco era como que solo se sentía culpable y se iba a quedar sin hacer nada. Pero no sabía que hacer. 

Una cirugía era una buena idea, era lo primero que se le ocurría, pero no tenía idea de si el chico era candidato para una cirugía para recuperar la vista ya que no sabía que tan grave era el asunto, y tampoco sabía cuando costaría.

Y era estudiante, así que no tenía mucho dinero. 

Esa noche, mientras pensaba de nuevo en todo eso, Yoochun le envió un mensaje a su teléfono.

*Conozco a este doctor, es amigo de mi padre, es cirujano oftalmólogo, te podría ayudar. O bueno, a Jae Joong más bien, pero sabes a lo que me refiero. Te dejaré su número, habla con Jae Joong y llévalo con él, tal vez pueda hacer algo*

Y debajo del mensaje se encontraba el número de contacto. 

-Bendito Yoochun- dijo en voz alta. 

Y aquella noche, después de muchas, YunHo pudo dormir un poco más tranquilo. 

------

Hola hola :D Alfin me aparezco ^^; Espero estén bien :) 

Les dejo aquí la parte 10 de este reto YJ :P Espero que les guste y que aún haya alguien siguiendo la historia HAHA 

La facultad absorbe gran parte de mi tiempo, pero bueno, me pude dar este pequeño tiempo y subir capítulo. 

Dejen sus comentarios para saber que siguen ahí :') 

Gracias por su apoyo :) Nos vemos en los siguiente capítulos :D 

L@s quiero

~Always Keep The Faith~

martes, 29 de diciembre de 2015

PARTE 9



Debía ser un sueño. Una pesadilla más bien.

¿Ahora en que creería?, Tuvo tanta fe en YunHo, quien estuvo al pendiente de su estado durante esos meses que tardó en recuperarse.

YunHo le había dicho que estaba enamorado de él, pero ahora tenía sus dudas, ¿Realmente lo estaba?, ¿O solo había estado a su lado por lástima y culpa?

-Quiero irme a casa - dijo Jae Joong con voz entrecortada y limpiándose las lágrimas con el dorso de su mano.

-Jae...-

-Solo llévame a mi casa YunHo... necesito pensar las cosas - 

-Está bien - dijo YunHo sin poner más excusas y se levantó de la banca. Tomó la mano de Jae Joong y aunque el pelinegro se hubiera querido negar, apretó su mano para ser guiado al auto del moreno.

El camino estuvo en silencio hasta la casa de Jae Joong, donde YunHo lo acompañó a la puerta de su hogar, pero antes de que el pelinegro soltara su mano y entrara a su casa, YunHo lo retuvo tomando sus dos manos y le dijo.

-No te pido que me perdones, lo que hice fue terrible, solo quiero que pienses las cosas tranquilo y quiero que sepas que realmente estoy enamorado de ti. No estoy contigo por lástima, realmente me gusta estar contigo. Quiero que me creas en eso... - soltó sus manos y acarició con suavidad el rostro de Jae Joong. Él soltó una lágrima y bajó la cabeza. YunHo lo abrazó y Jae Joong le correspondió, su corazón dolía y ahora no podía dejar de llorar -Piensa las cosas y... cualquier decisión que tomes yo estaré de acuerdo - 

-Yo también estoy muy enamorado de ti YunHo, siempre lo he estado, incluso cuando tu no me conocías... Pero esto es muy difícil de asimilar - 

-Lo sé... no te presionaré... cuidate Jae Joong - 

-Lo siento YunHo - susurró Jae Joong

-No... yo lo siento - acarició su cabello.

Y antes de irse, como sabía que probablemente sería la última vez que estaría cerca de Jae Joong, lo besó.


----

Jae Joong entró a su hogar y se quitó los lentes apenas cerró la puerta. Avanzó tropezándose un poco con sus propios pies hasta que se sostuvo del respaldo del sillón de la sala y su madre, que estaba en la cocina, fue hacia él porque lo había escuchado entrar.

-Joongie ¿Qué pasa? - 

El chico solo gimió.

-Hijo háblame, ¿Qué te hace llorar así? - 

-Ayúdame a ir... a mi cuarto - dijo entre lágrimas mientras avanzaba él solo. La mujer lo siguió y lo tomó del brazo para ayudarlo a guiarse y abrió la puerta de la habitación. 

Se sentaron en la cama y nuevamente su madre preguntó.

-¿Qué pasa? - 

-YunHo... -

-¿Qué pasa con él? - 

-Él fue... él... - lloró de nuevo.

-Vamos Jae, ¿Qué hizo YunHo? - 

Respiró profundo antes de hablar y dijo.

-Él fue quien me atropelló - y volvió a tapar su rostro con sus manos.

-Jae... ¿Estás hablando enserio? - preguntó preocupada la mujer. 

-Voy a matar a ese maldito - se escuchó la voz del padre de Jae Joong, quien había llegado justo cuando Jae Joong había pronunciado la última frase. 

Escuchar aquello lo enfurecía más que nada. Había estado intentando encontrar al causante del accidente de su hijo para que se hiciera justicia y ahora que lo sabía estaba dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias, especialmente porque se había metido en la vida de Jae Joong todo ese tiempo después del accidente sin decir ni una sola palabra. 

-No - dijo Jae Joong.

-¿Qué te pasa Jae Joong?, ¡Él te atropelló!,¡Te dejó ciego! - gritó el hombre acercándose a su hijo.

-No puedo hacerle daño papá... no puedo - 

-No lo harás tú... lo haré yo. En ese mismo momento voy a poner cargos para dejarlo en la cárcel hasta que se pudra - 

El muchacho escuchó los pasos de su padre alejándose y se levantó para alcanzarlo, cayendo en el proceso pero alcanzando a tomar su brazo. 

-Jae Joong basta - lo hizo soltarlo y lo sentó en el suelo, se colocó en cuclillas frente a él y le dijo - Dime una sola razón que valga lo suficiente como para no presentar cargos en su contra y te haré caso - 

-Estoy enamorado de él - 

El señor se levantó, soltó la mano de su hijo y volteó a ver su esposa. 

-No me jodas Jae - dijo aquello con fastidio y salió de la habitación azotando la puerta. 

Jae Joong le gritó varias veces y llegó hasta la puerta pero su madre lo detuvo. 

-No quiero que vaya a la cárcel Umma... no quiero, no puedo hacer eso contra YunHo... -

-Intentaré hablar con él cariño... pero no te prometo que lograré convencerlo de lo contrario - dijo su madre.

-Por favor... - 

-Vuelve a la cama cielo, necesitas calmarte, yo intentaré hablar con tu padre - 

Y sin más que poder decir, Jae Joong obedeció, esperando que dejar aquella situación a manos de su madre fuera la decisión correcta y así su padre pudiera cambiar de opinión.

---

Hola ^^ Siento la tardanza de todos estos meses. Llevo unas dos o tres semanas de vacaciones pero no había podido actualizar porque he estado ocupada todos estos días. 

-Tengo una nueva hermanita menor
-Estuve en el hospital con mi abuela prácticamente toda la semana
-Andaba de chofer con mi madre 

etc.. 

El caso es que.. digamos que este capítulo vale por el cumpleaños de Junsu, Navidad, Aniversario 12 de los shinkis, Casi año nuevo XD... o tal vez haya algunos por estas dos ultimas fiestas :P 

Espero les guste el capítulo, dejen sus comentarios y lo compartan con sus amigas shippers :D Y sobre todo.. que aun haya alguien siguiendo la historia ToT 

L@s quiero

~Always Keep The Faith~

martes, 17 de noviembre de 2015

Todo en su lugar



Siete horas de viaje siempre son cansadas, después de haber tenido la semana del infierno en la escuela con proyectos finales y exámenes.

Pero esas siete horas no importan cuando has estado lejos de casa tanto tiempo. Cuando lo único que quieres es estar en tu zona de confort, cuando lo único que quieres es ver a tu familia y a quien amas… sobre todo a quien amas ¿no?

Ella pudo haber dormido un poco después de llegar a casa y comer algo en lugar de quedarse viendo televisión o leyendo lo que tendría de examen regresando a la escuela o quedarse viendo su teléfono esperando algún mensaje.

Pero no quería dormir, por más sueño que tuviera, por más ganas de dormir, ella quería estar despierta, para el momento en el que escuchara los golpes en la puerta que la harían saltar de la cama en donde se encontraba acostada en el cuarto de su hermano y verlo ahí.

Verlo con su suéter con rombos que nunca había visto por encima de una camisa que se le veía muy bien a su gusto, verlo saludar a su familia y después voltear para mirarla y segundos después estar unidos en un abrazo.

Tres meses y medio se decían fáciles, pero no lo eran cuando estabas alejada de la persona que amas por tanto tiempo. Dicen que el amor lo puede y aguanta todo, pero no es fácil, no todo es felicidad y sonrisas, no todo es seguridad y confianza, siempre hubo días oscuros y solitarios…

Sin embargo, con ese abrazo era como si borraras todo ese tiempo, como si hicieras click en un botón que dijera “borrar” y toda la tristeza que sentiste se esfumara por completo. Solo un abrazo se necesitaba para sonreír de nuevo.
Y para llorar.

Para sacar todo lo que llevaba dentro, todas las veces que las cosas parecían muy difíciles, todas las veces en que necesitó un abrazo de él, solo de él, un beso, una caricia. Todos los “te extraño” que detonaban sus lágrimas cuando estaba lejos.
No pudo evitar llorar escondida en su pecho mientras lo abrazaba afuera de su casa esa mañana.

No había olvidado lo maravilloso que era abrazarlo, pero lo extrañaba demasiado y por eso lloraba.

Tampoco había olvidado lo hermoso que se sentía besarlo, lo bien que se acoplaban sus labios y como era sonreír durante el beso.

Nada de eso lo había olvidado en los casi cuatro meses que estuvo viviendo en otra ciudad para cumplir sus sueños, pero aun así estaban tímidos, se daban besos suaves y cortos, no soltaban sus manos y cuando se miraban a los ojos solo decían “no sé”. Todo era como la primera vez que estuvieron juntos y al mismo tiempo era como si no hubieran estado separados nunca.

A pesar de que seguía con los ojos rojos por estar llorando un poco, no podía dejar de sonreír.

Su amor seguía ahí, tan bello como siempre, tan perfecto y tan puro.

Ya habían pasado lo más difícil. Las cosas se empezaban a sentir bien de nuevo.

Y podía decir con seguridad que si eso era una prueba para ver si lo que sentía era amor verdadero, ya no cabía duda de ello.



---

Para la persona más especial de mi vida :) te amo <3 
Eres lo mejor que me ha pasado, sinceramente estos meses han valido la pena y sé que podremos con más ^^ 

Felices 10 meses:*

sábado, 26 de septiembre de 2015

(PARTE 8)


Jae Joong sintió una corriente eléctrica recorrer su cuerpo y se aferró a YunHi sin dejar de besarlo. 

No era la primera vez que lo besaban pero si era la primer aen la que se sentía de esa manera. 

Sintió como YunHo lo empujaba suavamente y se separaba de sus labios y abrió los ojos. 

El moreno agradeció que el chico no pudiera ver sus ojos a punto de llorar porque no quería dejar de besarlo, pero no podía estar con él.

-YunHo... - 

-Lo siento Jae... No debí hacerlo, lo siento - se disculpó YunHo y movió a Jae Joong hacia un lado.

-¿Por qué te disculpas?, no hiciste nada malo - 

-No debí besarte... no debí, enserio lo siento, no lo volveré a hacer - Dijo YunHo y se sentó en el borde de la cama. 

Jae Joong sintió el movimiento en el colchón y se movió rápido para abrazar a YunHo e impedir que se fuera. 

-Jae Joong... - 

-No lo hagas YunHo, no te vayas - lo abrazó con más fuerza y el moreno volteó a verlo.

-No puedo hacer esto Jae Joong - dijo YunHo y una lágrima bajó por su rostro. Jae Joong lo sintió y pasó su pulgar por su mejilla para limpiarla y besó nuevamente los 

labios de YunHo. Pensó que lo alejaría al instante, pero el beso solo se volvió más intenso conforme pasaban los segundos hasta que la conciencia de YunHo le recordó 

de nuevo que él era el causante de las desgracias de Jae Joong y se alejó de nuevo.

-No estamos haciendo nada malo, no me estás obligando ni te estás aprovechando de la situación... Tú me gustas desde hace mucho tiempo... - confesó Jae Joong y YunHo 

lo miró sorprendido.

-Tambien me gustas Jae Joong - le dijo un solo beso en los labios y lo abrazó - Pero no podemos estar juntos... no puedo - 

-¿Es porque no puedo ver cierto? - preguntó dolido alejándose del chico.

-¡No!, no pienses eso... Es algo en mi lo que no me permite estar contigo - 

"Cada vez que te veo recuerdo la noche en la que te atropellé" pensó YunHo.

No podía decirle aquello.

Ya no era por miedo a que lo demandaran y lo metieran a la cárcel, ahora era por el miedo de perder a Jae Joong, tan solo eso.

---

-¿Que hiciste qué? - preguntó sorprendido Yoochun cuando YunHo terminó de contarle lo que sucedió con Jae Joong la semana pasada. -Siempre pensé que no te gustaban los 

hombres - 

-Es que no me gustan, solo Jae Joong es la excepción - 

-¿Y no le dirás que causaste su accidente? - le preguntó.

Yoochun era la única persona a la que YunHo le había podido confiar ese gran secreto. Cuando salió de casa de Jae Joong fue directamente a la de Yoochun y desesperado 

porque no podía contener ese secreto tan grande terminó diciéndole todo lo sucedido la noche en la que atropelló a Jae Joong.

-No lo sé... quiero decirle, pero cada vez que estoy con él me doy cuenta de que no puedo, no quiero ver su reacción y que me diga que me odia por haberle hecho eso - 

confesó YunHo escondiendo su rostro en sus manos. 

Estaba desesperado. No sabía que era lo que debía de hacer. 

-Yo creo que deberías decírselo. Has estado con él todo este tiempo acompañándolo y siendo su amigo, además te gusta. Creo que si lo quieres deberías decírselo. Sé que 

se molestará, pero espero comprenda que fue un accidente, tú nunca harías algo como eso a propósito. Y a Jae Joong también le gustas, no creo que pueda odiarte - 

-Pero ¿Y si lo hace? - preguntó YunHo.

-Es un riesgo que debes tomar hermano, ¿no crees? - respondió Yoochun, levantándose de su cama y saliendo del cuarto por una bebida. 

YunHo se tiró en la cama boca arriba y mirando al techo se preguntó a si mismo en voz alta.

-¿Debería decírselo todo? - y con ese pensamiento invadiendo su mente todo el día pasó el fin de semana hasta que fue a clases. 

---

Pasó a propósito caminando por la facultad de música y recorrió uno de los pasillos antes de irse a su propia facultad. Estaba en busca de Jae Joong aunque realmente 

no quería encontrárselo, ni siquiera él entendía lo que quería. 

Con la esperanza de no encontrarse a Jae Joong, salió con un pequeño alivio del pasillo. Pero su suerte no era tan grande como creía, porque por andar viendo a otro 

lado chocó con él. 

-Lo siento, no te vi - dijo YunHo tomando del brazo a Jae Joong y jalándolo hacia su cuerpo para que no cayera. Se lamentó en ese instante porque sus cuerpos quedaron 

muy cerca y pudo ver el rostro de sorpresa del chico.

-¿YunHo? - preguntó Jae Joong y cuando se pudo equilibrar con sus manos tocó el rostro del joven. Este asintió aún con las manos del pelinegro en su rostro y vio como 

Jae Joong sonrió, contagiándose con esa sonrisa al instante.

-Pensé que no volvería a saber de ti... - confesó el chico retirando sus manos del rostro de YunHo pero tomando esta vez sus manos. No quería dejar que ese chico se 

fuera de nuevo. 

-He estado pensando Jae... lo siento por no haberte hablado en estos días - acarició el dorso de sus manos con los pulgares y se acercó a darle un beso en la frente. 

-Está bien - respondió Jae Joong sonriendo un poco y sonrojándose por el gesto. 

Después de eso fue como si no hubiera pasado nada entre ellos. Como si nunca hubieran dejado de hablarse y se sentaron a comer en una banca de un parque cercano a la 

escuela. Ambos habían salido ya de clases y YunHo insistió en invitarlo a comer para compensar todo el tiempo que le había dejado de hablar. 

-Jae Joong, hay algo que quiero decirte - dijo cuando terminó de comer y miró hacia el chico que también había terminado y limpiaba su boca con una servilleta. El 

joven asintió sin voltear a ningún punto. 

-Y me gustaría que pase lo que pase, lo tomes con la mayor calma que puedas ¿si? - dijo de nuevo YunHo. 

-Claro... ¿Qué pasa? - 

-Yo... - se quedó con las palabras atoradas en la garganta y Jae Joong acercó hasta su pierna y le dio un ligero apretón.

-¿Qué pasa YunHo? - 

-Jae Joong yo... yo fui quien te atropelló - 

El agarre de Jae Joong se debilitó y su mano tembló ligeramente.

-¿Qué? ¿Estás bromeando verdad? - 

-Fue una noche en la que estaba muy distraído, tenía muchas cosas en la cabeza. Fue un completo accidente y me arrepiento cada día de ello... Lo mantuve en secreto 

este tiempo porque tengo miedo de tu reacción, pero la culpa me consume cada día y tenía que decírtelo Jae... Lo siento tanto - tomó la mano del chico y vio como una 

lágrima escurría por debajo de los lentes oscuros de él, recorriendo su mejilla. 

Jae Joong soltó un sollozo y con su mano libre se tapó la boca. No podía creer lo que YunHo le estaba diciendo. 

Por mucho tiempo se había preguntado quien le había causado aquello. Se preguntaba si era una mala persona y debía odiarla o simplemente había sido mala suerte, pero 

ahora que sabía que era YunHo no sabía siquiera que pensar. 

La persona que más amaba era la que le había hecho ese daño enorme. Había sido un accidente, incluso había llamado al servicio médico de emergencias, pero había 

perdido la vista, ese hecho no lo podía cambiar y era lo que más le dolía. 

Su mente estaba llena de preguntas, se encontraba muy confundido y con muchos sentimientos revueltos. 

Pero la pregunta que resaltaba ante todas era: ¿Debía odiar a YunHo?

---

Hola! Que tal?? Espero siga alguien ahí jeje... 

Desde que entré a la universidad mi tiempo se redujo demasiado. Hasta ahora tuve un poco de tiempo de relajarme y actualizar el fic. Me seguiré tardando en actualizar pero nunca dejaré el blog abandonado o una historia sin terminar, quiero que tengan eso bien grabado en su mente ^^

Espero les esté yendo bien y que les guste el capítulo. Y pronto poder actualizar de nuevo ^^ 

Nos seguimos leyendo. Pueden darle like a la página de Facebook del blog donde a veces subo alguna que otra cosa y podemos estar en contacto. 

Incluso seguirme en twitter, agregarme en facebook, o mandarme un correo a youngmisblog@gmail.com 

Con toda confianza :) 

Dejen sus comentarios para animarme en mis estudios de medicina :D

L@s quiero 

~Always Keep The Faith~