Visita & Comenta en: I LOVE YOU JUST THE WAY YOU ARE

viernes, 21 de febrero de 2014

One Kiss




Sonrió feliz y a la vez melancólico.

Feliz, porque apenas tenía unos minutos de salir su canción y ya estaba siendo escuchada en miles de países y ya incluso habíaa hecho colapsar la tienda de música en línea “Melon”.

Y melancólico, porque esa canción la había escrito completamente de acuerdo a como se sentía, y estaba dedicada totalmente a su mayor amor: Jung YunHo.

Cada vez que componía o escribía una canción, se preguntaba si YunHo la llegaba a escuchar, si comprendía los mensajes que él le enviaba todo el tiempo por medio de esas canciones que sus fans tanto amaban.

Cuanto extrañaba en esos momentos a su amado, lo necesitaba junto a él en esos momentos, sentirse seguro en sus brazos y querido en sus besos.

No se conformaba con solo verlo en la televisión o en internet.

Quería llamarlo, pero estaba seguro que el moreno estaría trabajando.

Se sentía solo esa noche. Podía aguantar esa soledad antes, pero ya ni siquiera tenia a su gato Jiji con él.

Decidió apagar su celular y su computadora por esa noche, se desconectaría del mundo, tomaría algo de vino, se lamentaría por su soledad y dormiría, dormiría mucho. Así podría regresar a trabajar y a sus actividades normales como si nada.
Se levanto de la silla del escritorio de la computadora, cerró su laptop y lanzó su celular al sillón de la sala. A paso lento, se fue por una copa de vino, o mejor, toda la botella. Y se dirigió a su habitación.

Ya encerrado, en la privacidad de su cuarto, se sentó en su cama y sirvió algo de vino en la copa.

Estaba por dar el primer sorbo cuando escuchó que llamaban a la puerta.

“¿Quién me molesta a esta hora?” pensó, dejando la copa y la botella sobre el buró enseguida de su cama

¡¿Es que acaso no entendían como se sentía ese día?! Debía ser alguien que no escuchó su canción aún.

Con algo de brusquedad abrió la puerta, sin siquiera preguntar antes por quien estaba detrás.
Grande fue su sorpresa cuando al abrir la puerta, unos fuertes brazos, que él siempre reconocería, aun estuviera ciego, lo envolvieron en un cálido abrazo, en un muy necesitado abrazo.

-Te he extrañado – le dijo Jae Joong a aquel hombre

-Y yo a ti Boo – le respondió con ternura, apretándolo mas contra su cuerpo.

-¿Qué haces aquí YunHo? – pregunta el peli-castaño una vez entraron a la casa. No querían arriesgarse a que una sasaeng fan los viera y les tomara fotos estando ellos dos así.

-¿Acaso no querías verme? – le dijo el moreno haciéndose el ofendido

-Claro que si –

-Quería verte, hace mucho que no estamos juntos – le dijo YunHo, tomando la mano del mayor y entrelazándola con la suya – vamos a tu habitación – le susurró al oído una vez se acercó a el lo suficiente.

Y Jae Joong, de manera muy obediente, guió a YunHo a su cuarto, sin soltar nunca su mano.

Al llegar el menor preguntó

-¿Tienes estéreo? –

-Si… allá – le respondió sin saber porque YunHo hacia esa pregunta, y le apuntó con su mano donde se encontraba.

Sin decir mas, el joven Jung se dirigió hacia el reproductor de música, sacó un CD que tenía guardado en la bolsa de su chaqueta, tomó el control del estéreo y lo sostuvo en su mano una vez colocó el disco. De nuevo se acercó a Jae Joong, pero esta vez con un aura sexy y seductora rodeándole, y que el castaño podía percibir con facilidad.

Sin darse cuenta Jae Joong, YunHo presionó el botón de reproducción del control y la modalidad de repetición. Inmediatamente comenzó a sonar la única canción que el disco contenía.
YunHo se acercó aun mas, lanzó el control lejos y tomó a su amante por la cintura atrayéndolo a él.

“Nacen libres, tristemente, pero un beso es un corazón”

Aquella canción ya había empezado, y Jae Joong la conocía a la perfección. Era su canción: One Kiss
YunHo se acerco a su rostro, y lo besó, primero de manera tierna, y después de manera apasionada, con una desesperación y añoranza muy grande, como un adicto que ha recaído en el vicio, y si, es que los labios de Jae Joong, eran el mayor vicio, la mas grande adicción, que Jung YunHo poseía.

“Con una respiración lenta, compartimos un beso”

Jae Joong pasó sus brazos alrededor de su cuello, para que su amado no se separara de él, y continuó con el beso. Sintiendo como de momentos el aire se le terminaba, y recordaba de nuevo su vital importancia.

“Puedo sentir con mis ojos cerrados este sentimiento complicado”

Acariciaban el cuerpo del otro por encima de sus ropas, queriéndolas arrancar de una vez por todas, pero mantenían la poca paciencia que les quedaba y seguían regalándose aquellas deliciosas caricias.

Como era costumbre de YunHo tomar la iniciativa, comenzó a meter sus manos por debajo de la camiseta de Jae Joong, tocando suavemente aquella espalda que tantas veces había tocado, y que seguiría haciéndolo.
El castaño se estremeció en los brazos del menor al sentir sus manos frías por su desnuda espalda. El moreno aprovechó esto para besar el cuello blanco del mayor, ocasionando que un gemido leve saliera de aquellos labios rojos ya hinchados por tanto besar.

Lentamente, para no caerse, y sin separarse, se fueron acercando a la cama. Jae Joong fue empujado suavemente a ella por YunHo.

Se quedó observando a su pareja mientras se quitaba la camisa, y relamió sus labios, haciendo sentir en el menor aun mas excitación.

Se acercó a la cama y se subió, quedando sobre Jae Joong, estando entre sus piernas, y con sus dos brazos, uno a casa lado de su cabeza, apoyados en el colchón.

Jae Joong desabrochó su camisa y la abrió, dejando ver a YunHo su pálido torso. Levantó los brazos y los pasó nuevamente por el cuello del moreno, acercándolo a su boca.

Mientras se besaban, YunHo pasaba sus manos por los costados del mayor, tomando especial importancia en sus tetillas, que al simple roce, se irguieron en señal de excitación. Los gemidos de Jae Joong quedaron ahogados en la boca de YunHo, que no paraba de comérselo a besos.

Pararon por un momento para tomar aire, y el castaño aprovechó ese momento para quitarse por completo la camisa.

-Tan perfecto como siempre – le susurró el moreno para después pasar a besar su pecho. Lamió y besó cada parte de ese cuerpo con tanta lentitud, que ni él sabía de donde sacaba la paciencia necesaria para ello. Y Jae Joong ante esa acción se estaba volviendo loco, necesitaba que YunHo fuera mas rápido, que lo tomara de una vez por todas.

-Yunhie… apúrate – le dijo con voz entrecortada, causa del placer que sentía.

-No… hay que ir lento, disfruta la noche- le dijo
Ya había llegado a su pantalón, y sin ayuda de nada mas que su boca, lo desabrochó y bajo el cierre. Sin quitar nada de ropa, acarició su miembro con su mano derecha, mientras volteaba a ver como el mayor mordía su labio inferior

-No te reprimas… me gusta escucharte –

Jae Joong se sonrojó y liberó su labio. Se sentó en la cama y levantó a YunHo tomándolo de los hombros, y una vez a su altura, lo besó de nuevo.

Pasando sus manos por su bien formado y ejercitado cuerpo, y después reemplazarlas por su boca que dejó un camino de besos y saliva desde su cuello hasta su ombligo, en el que se entretuvo unos segundos.

Rápidamente desabrochó los pantalones del moreno y los bajó junto con su ropa interior

-Que ansioso eres – le dijo riendo YunHo, que ahora se encontraba acostado con Jae Joong sobre él

-Ya te necesitaba – le respondió pasando la lengua por sus labios.

Llegó a su objetivo, y como un niño al que le han dado un caramelo, tomó con ambas manos el ya erecto miembro del menor y acercó su boca a él.

YunHo no pudo evitar gemir al sentir aquella cálida cavidad rodear su parte mas sensible, y mas aún, teniendo aquella lengua, chupándolo de la manera mas deliciosa que jamás había sentido. Pero como todo ‘seme’, él tenia que tener el control, así que tomó a su amante por los hombros y los giró a ambos, 
intercambiando así las posiciones.

-Suficiente, ahora voy yo –

Retiró los pantalones y la ropa interior del mayor y realizó lo mismo que el castaño le hizo a él. Se entretuvo mucho rato degustando su miembro, hasta que Jae Joong lo detuvo.

Conociendo a la perfección la habitación del mayor, YunHo abrió uno de los cajones del buró y sacó una botella de lubricante. Colocó un poco en su mano, lo esparció entre sus dedos y se dirigió nuevamente a Jae Joong, que abría sus piernas, para ser completamente suyo de nuevo.

Introdujo tres dedos, uno por uno, dilatando aquella estrecha entrada, aquella “entrada al cielo” como YunHo solía decir.

Jae Joong sintió algo de dolor, como es normal, pero al poco tiempo, el placer lo invadió de nuevo.

“En el cruce de los caminos estrechos, pusiste alas en mi
Y me enseñaste la forma de ir al cielo”

Una vez lubricado y preparado, el menor se posicionó entre sus piernas, entrando lentamente.

A pesar de todo el placer que sentía al ser apresado por las estrechar paredes de su Jae Joong, no cerró los ojos, quería observar cada gesto que hiciera el mayor.

-Ya… mue… ve…te – dijo un sonrojado y por demás excitado peli-castaño.

El moreno se acercó a él, pegándose a su pecho y rozando sus labios. Pasó sus brazos por debajo de su espalda, abrazándolo, y Jae Joong cruzó sus piernas alrededor de las caderas de YunHo. Y así fue como comenzó a moverse el menor.

Aumentaron la velocidad, ocasionando que también los gemidos de ambos aumentaran, y después la reducían, para que durara más aquel momento.

Todo el tiempo se mantuvieron abrazados, aun siendo uno, se necesitaban el uno al otro de esa manera, pues habían estado tanto tiempo separados, que se extrañaban en demasía.

Jae Joong gimió algo mas fuerte cuando llegó al orgasmo, corriéndose entre los abdómenes de ambos.

“En el cruce de caminos estrechos, pusiste alas en mi
Porque el cielo resplandece en ti, resplandece en ti”

YunHo dio unas embestidas más y también llegó a su límite, derramándose en el interior de su amante. Cayó rendido sobre él, y al compartir miradas, nuevamente se besaron.

“Con una respiración lenta, compartimos un beso”

Salió de su interior, y un gemido involuntario salió de las bocas de ambos.

YunHo se recostó a su lado y atrajo a Jae Joong junto a él, recargando la cabeza del mayor en su pecho.

Le dio un beso en la frente y se quedaron dormidos después de escuchar el ultimo verso de la canción, que ya se había repetido como 7 veces.

“Estoy sintiendo, un beso, un corazón”

FIN


6 comentarios :

  1. Todo el inicio del shot pense que seria angustia ;; pense que no estaban juntos o era un amor no correspondido o algo asi, pero me alegra saber que me equivoque :)
    Aunque jae no lo esperaba Yunho llego a su casa e hicieron el amor.
    Me gusto
    Grcias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Hermoso cancion hermosos Fic <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  3. muy bonito *w*
    yo tambien por un momento pense q solo seria Jae y su fiel compañera la botella pero menos mal q llego su Yunho !!
    Gracias por compartir
    sayoo n.n

    ResponderEliminar
  4. CONTENTA ESTOY DE HABER ENCONTRADO TU BLOG,ME ENCANTA LASTIMA QUE VEO QUE LO TIENES UN POCO ABANDONADO,ME GUSTAN MUCHO TUS FIC ESPERO QUE EN EL 2016 VUELVAN TUS MUSAS Y PUEDAS SEGUIR COMPARTIENDO MUCHAS GRACIAS

    ResponderEliminar
  5. Oh dios.....esto es simplemente hermoso . Gracias

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo en leer el capítulo ^-^ Pero 'Young Mi's blog (김영미)' se alimenta de comentarios así que dale algo de comer y deja tus lindos comentarios :3