Visita & Comenta en: I LOVE YOU JUST THE WAY YOU ARE

miércoles, 11 de octubre de 2017

Love Is...




La primavera podría decirse que era una de las épocas del año favoritas de Jae Joong. No hacía el suficiente calor como para encerrarse en su cuarto con el aire acondicionado en el punto más frío, pero tampoco estaba de un frío insoportable como para no salir. Simplemente había un equilibrio que él encontraba perfecto para sentarse por las tardes en la terraza del departamento donde vivía y que compartía con otros dos compañeros de la universidad.
Tenía una silla en la que estaba cómodo, una mesa de mediano tamaño, el suficiente para colocar sus libros o alguna taza de té o un vaso con agua fresca. 


Encontraba especialmente tranquilo para estudiar en ese lugar porque corría el aire fresco proveniente de las montañas, y que decir de la vista, era muy buena también, desde el lugar donde siempre se sentaba tenía un punto excelente para disfrutar de la naturaleza.


Sin embargo, a pesar de toda esa paz y tranquilidad, el clima perfecto y el cómodo lugar, un día Jae Joong se dio cuenta que probablemente ya no podría estudiar de una manera efectiva ahi.


Hace unos días había visto por la ventana del edificio contiguo a un muchacho que captó su atención por completo. Le pareció muy apuesto y se preguntó si era nuevo inquilino del lugar o ya tenía tiempo viviendo ahí y él nunca se había dado cuenta de su existencia por estar concentrado en sus libros de la escuela.


-¿Quién será?- se preguntó un día en el que estaba en su cuarto por la noche investigando unas cosas para un examen que tendría al día siguiente.


-¿Quién será quien?- preguntó Yoochun, uno de los muchachos con los que Jae Joong compartía el departamento.


-Un chico que vi-


-Oh, nuestro Jae Joongie ha visto un chico- dijo con tono picarón y se sentó en la cama del pelinegro. 

-¿Es guapo?- 


-Si...- respondió apenado y quedito, sintiendo como el calor aumentaba en su rostro y sin voltear a ver a su amigo porque sabía que su cara estaría roja.


-Cómo es?- se emocionó Yoochun y se acostó al lado de Jae Joong. El otro cerró su laptop y la hizo a un lado para que ambos pudieran acostarse bien y miraron al techo.


-Realmente no lo sé, no lo pude observar bien, solo sé que lo vi y era guapo- respondió Jae Joong tratando de enfocar en su mente el pequeño recuerdo que tenía del joven.


Lo recordaba de un cabello castaño oscuro peinado ligeramente hacia atras, le daba un aire de ser unos años mayor que él, aunque tal vez solo era por la forma en que estaba peinado y vestido.
Aquella vez lo vio con un traje, como si fuera a un evento importante o a una reunión, o quizás iba a una entrevista de trabajo. No tenía ni idea de lo que podía hacer ese joven que vio por la ventana vecina pero su imaginación volaba pensando en todas las posibilidades. 


-Bueno si lo vuelves a ver tómale una foto o en su defecto obsérvalo bien y me lo describes, te hago un retrato para que lo pegues en tu pared y...- empezó a reír Yoochun y Jae Joong le dio un golpe en el hombro.


Yoochun estudiaba Criminología y era un excelente dibujante, por lo que al llevar el curso de hacer retratos hablados obtuvo la mejor calificación.


-Eres un tonto- le dijo Jae Joong, aunque debía admitir que era una buena idea, así quizás podría tener una manera de verlo siempre sin tener que estar esperando que aparezca frente a la ventana.


----

Otro día en el cual el clima era adecuado para estudiar fuera Jae Joong sacó sus libros y se acomodó en el sitio de siempre, donde hasta hace poco tiempo se había dado cuenta de la perfecta vista que tenía hacia la ventana del edificio donde estaba el chico apuesto.

Se sumergió en su lectura durante unas dos horas hasta que escuchó ruidos provenientes del cuarto y cuando volteó, el muchacho de la vez pasada estaba ahí, con audífonos y tarareando una canción mientras se quitaba la corbata y comenzaba a abrir su camisa.

-Oh dios - dijo en voz baja Jae Joong - Lo voy a ver cambiarse.-

Hizo como si estuviera viendo su libro de nuevo por si se le ocurría voltear al vecino y observó lo mejor que pudo desde donde estaba.

Se había quitado ya la camisa y entonces se escucharon ruidos de cosas cayendo al suelo y algunas otras rompiéndose, Jae Joong se preguntó que podría ser, y el chico volteó alarmadoy después fue atacado por un gato, que saltó por la ventana abierta, y después por un perro, que se abalanzó sobre él.

-¡Taepoong! - gritó el joven y sostuvo al perro del collar y forcejeando se lo llevó lejos de la vista de Jae Joong.

Jae Joong volvió su vista al libro cuando vio una sombra veloz pasar y abrazó su libro por instinto, para protegerse. Entonces la sombra que había perdido de vista apareció y se trepó encima de su cuerpo. 

Soltó un grito del susto y el animal lo rasguñó y se quedó ganchado en su camiseta. Jae Joong entonces le puso atención y se dio cuenta que era el gato que había saltado por la ventana del chico apuesto. 

"Esta puede ser mi excusa para hablarle" pensó soltando un poco su libro y tratando de acariciar al gatito para que no lo rasguñara y se dejara cargar. 

Resultó que el gato era muy bueno y el pelinegro no tuvo problema alguno para sujetarlo y caminar con él dentro del departamento. Yoochun lo tocó algunas veces y Changmin solo hizo cara de asco y se alejó. 

Él era alérgico a los gatos.

-Aleja a ese animal- le dijo Changmin desde su habitación con la puerta cerrada.

-Ya voy, tranquilo, lo llevaré con su dueño - respondió entre risas Jae Joong.

-¿De quién es? - le preguntó Yoochun mientras jugaba con el minino.

-Del chico apuesto que te conté el otro día - sonrió y Yoochun entendió perfectamente esa sonrisa. 

Había estado a punto de ofrecerse a acompañarlo para entregar al animalito pero prefirió mantener esos pensamientos en su mente. Esta era la oportunidad de Jae Joong para hablarle al muchacho y quien sabe, tal vez se daba algo. El destino era muy impredecible.

Jae Joong salió del departamento y caminó hacia donde estaba la entrada del edificio vecino, estaba a punto de entrar y comenzar a buscar el probable apartamento del joven apuesto cuando lo vio bajando por unas escaleras y sintió su mirada sobre él. 

-Hola - dijo Jae Joong apenado cuando el muchacho estuvo lo suficientemente cerca para escucharlo hablar. Cuando se apenaba Jae Joong hablaba muy quedito, nada comparado a como era con sus compañeros de cuarto con quienes se la pasaba gritando y riendo. 

-Hola, ¿atrapaste a Jiji? - preguntó. 

-¿Jiji? - 

-Si, el gato de mi hermana - apuntó hacia el animalito en brazos del pelinegro y él asintió con una sonrisa. 

-Se me trepó encima cuando saltó por la ventana - dijo Jae Joong. 

-¿Lo viste saltar por la ventana? - preguntó en un tono sorprendido el moreno. 

-Ehh... si, no lo vi bien, estaba estudiando en la terraza de mi departamento, y luego me asustó cuando se subió sobre mi- dijo rápidamente para que no pensara que lo estaba espiando mientras se cambiaba. Que así era, pero el chico no debía saberlo. 

-Ya veo, que bueno que lo atrapaste, mi hermana me mataría si se escapa - lo tomó en sus brazos y lo acarició un poco. -¡oh!, te rasguñó - tocó con su mano libre el rostro de Jae Joong, inspeccionando su mejilla. El pelinegro no pudo evitar sonrojarse, y con su piel tan pálida, era muy notorio cuando se ponía nervioso.

-Acompáñame a mi departamento, tengo algo para ponerte ahí y que no te deje una cicatriz - lo tomó del brazo para guiarlo detrás de él por los pasillos del lugar. -No queremos que esa cara bonita quede marcada - sonrió y siguió caminando. Jae Joong sintió que explotaría en ese  momento.

Subieron las escaleras del departamento del joven, siendo Jae Joong tomado de su brazo en todo momento y cuando llegaron al tercer piso el chico lo soltó para sacar sus llaves y abrir la puerta del departamento con el número 302. Lo invitó a pasar primero y con pasos nerviosos el pelinegro se adelantó dentro del lugar, detectando un delicioso olor a café y no pudo evitar escanear rápidamente todo el cuarto. 

Se encontraba entrando la sala, era pequeña, de hecho todo era pequeño, apto para dos personas, pero se veía muy cómodo. Había dos sillones en la sala, frente a un mueble en el que descansaba la televisión, algunos retratos, cajas de películas y discos de música. En medio de los dos sillones había una mesita donde había dos tazas y un florero vacío. Al lado izquierdo se encontraba la cocina, muy limpia, de donde provenía el olor a café recién hecho en la cafetera. 

Jae Joong vio al gato comenzar a deambular por la sala y volteó hacia su dueño, quien le hizo señas para que fueran al cuarto. Respiró hondo y lo siguió, observando todo de nuevo, tenía esa costumbre en cada lugar nuevo que visitaba. 

-¿Cómo te llamas?, lo siento, no te he preguntado - dijo el castaño mientras buscaba en una cajita que parecía ser un botiquín de primeros auxilios la crema que dijo. 

-Jae Joong... Kim Jae Joong - respondió observándolo en todo momento. En ese instante el otro joven encontró el frasquito y se acercó a él, abriéndolo y llenando su dedo índice con la crema. Jae Joong quiso cerrar sus ojos pero se resistió a hacerlo, el rostro apuesto estaba cada vez más cerca de él. 

-Yo soy Jung YunHo - se presentó por fin el misterioso joven guapo y Jae Joong pensó que era el nombre más bello que había escuchado. Sintió la frescura de la crema en su mejilla y se sonrojó, pero no se sintió tan nervioso como al principio, el dedo de YunHo lo acarició un momento, quizás más del necesario y aún con la mano del muchacho en su cara, se miraron a los ojos. Pudo apreciar el color café de sus ojos y se sintió hipnotizado. 

"Estoy perdido" pensó Jae Joong. 

YunHo sonrió y le dijo. 

-Listo, lávate la cara por la noche y puedes volver a poner un poco, debe sanar rápido - colocó el frasco en su mano.

-Gracias YunHo - 

-No hay problema, gracias a ti por atrapar el gato de mi hermana - 

Se quedaron viendo por unos segundos más y después Jae Joong desvió la mirada. 

-Jae Joong - habló YunHo 

-¿Si? - 

-¿Tienes que irte ya? - 

-¿Eh? - se puso nervioso de nuevo. 

-Hmm es que, quería saber si tenías prisa por volver a tu casa, o puedo invitarte un café - por fin notó Jae Joong el nerviosismo en las palabras de YunHo. 

-No tengo prisa - respondió con una leve sonrisa. 

Ambos jóvenes caminaron a la cocina y YunHo le ofreció una silla a Jae Joong y colocó dos tazas limpias en la mesa. Sacó lo necesario para preparar un buen café y se acercó con el café caliente para servirlo en las tazas. Se sentó enfrente de Jae Joong y comenzó a prepararlo al mismo tiempo que el pelinegro. 

-¿Cuánto tiempo tienes viviendo aquí?, no recuerdo haberte visto antes - preguntó Jae Joong después de darle un sorbo a su taza de café. 

-Mi hermana y yo nos mudamos apenas este inicio de semestre, ella iba a entrar a la universidad también y mi familia prefiere que vivamos juntos, y el departamento que tenía antes era muy chico, así que conseguimos este para los dos - explicó brevemente. 

-Ya veo... No conozco a todos los vecinos de esta colonia, pero si a algunos, por eso la pregunta - 

-¿Y tú?, ¿Cuánto tiempo tienes viviendo aquí? - le preguntó ahora a Jae Joong. 

-Llevo casi 2 años, desde que entré a la carrera - 

-¿Universidad de Seúl? - 

-Si. Supongo que igual ¿no?, por la ubicación del departamento - dijo Jae Joong.

-Así es, llego muy rápido al campus. ¿Qué carrera estudias? - preguntó. A los ojos de Jae Joong, YunHo se veía como una persona muy curiosa, pero tenía que admitir que le encantaba. 

Normalmente Jae Joong no era del tipo de personas que se ven atraídas hacia otras con facilidad, podía considerar a alguien atractivo, claro, pero nunca llegaba a llamarle tanto la atención alguien y mucho menos a primera vista, por lo que era algo extraño pero fascinante para él estar hablando con este chico tan apuesto, especialmente porque podía notar como su plática fluía con tanta facilidad que no parecía que apenas se estuvieran haciendo las típicas preguntas del primer momento en que conoces a alguien.

-Medicina, ¿y tú? - preguntó con interés. 

-Derecho - 

-Interesante, ¿Siempre tienen que ir formales no? - 

-No siempre, depende del profesor, la verdad solo en pocas ocasiones al semestre nos piden ir con traje, pero yo trabajo en un despacho jurídico cerca de aquí también, por eso uso traje todos los días - 

-¿De verdad?, ¿En qué semestre vas para que ya estés trabajando? - 

-Apenas en cuarto, pero nos recomendaron ir buscando lugares donde hacer prácticas, para irnos adentrando en el ambiente - 

-Oh, ya veo, supongo que es como a mi que me piden ir a una clínica para hacer prácticas - le dio un sorbo a su café y YunHo sonrió. 

-¿Ustedes usan bata todo el tiempo? - Y ambos rieron, el pelinegro sintió que casi escupe la bebida pero se contuvo. 

Jae Joong negó con la cabeza y siguió tomando su café, tratando de contener la risa. Volteó a ver a YunHo e hicieron contacto visual, él sintió que se sonrojó y volteó la vista hacia su taza. ¿Qué le pasaba?, él nunca se ponía así. 

-Umm.. tengo que irme, tengo que estudiar - se levantó el pelinegro con lentitud y YunHo hizo lo mismo. 

-Entiendo... ¿nos veremos después? - preguntó YunHo, aunque a los oídos de Jae Joong, aquello sonó casi como una afirmación más que pregunta y asintió con su corazón palpitando a mil. El joven abogado lo encaminó a la puerta y palmeó su hombro antes de dejarlo ir, Jae Joong abrió la puerta y se despidió con la mano y salió del lugar. 

Se sentía emocionado, muy emocionado, podía identificar esa sensación muy bien porque ya se había sentido así antes, pero solo en ocasiones muy contadas y muy especiales, como cuando fue aceptado en la facultad de medicina o cuando tuvo su primer día de clases.

---

Jae Joong no se pudo concentrar esa tarde para estudiar, por más que lo intentaba no podía dejar de visualizar en su mente los bellos ojos marrones de YunHo y su perfecta sonrisa, blanca y bien alineada.

Cuando llegó a la facultad al día siguiente se encontró en el salón semi vacío a su compañero Junsu, con quien fue de inmediato.

-Explícame la clase de hoy - le dijo justo cuando se sentó a su lado, sin dejarlo siquiera saludarlo.

-Hola Jae Joong ¿Cómo amaneciste?, ¿Qué tal estuvo tu tarde ayer? - preguntó en tono sarcástico y Jae Joong sonrió. 

-Hola Junsu, lo siento, es que no pude concentrarme ayer por más que lo intenté y no se me quedó nada de lo que leí para hoy, por favor explícame, tú que eres tan bueno, porque estoy seguro de que el doctor va a mirar mi nombre en la lista como si supiera que no sé nada - 

Junsu sintió demasiada curiosidad en ese momento al escuchar a su desesperado amigo pidiéndole su ayuda, pero decidió dejar el chisme pendiente para alguna hora libre y abrió su libro en la lección del día para comenzar a explicar lo que estudió.

--

Después de 4 clases seguidas, Junsu y Jae Joong salieron del uno de los laboratorios de Patología para ir a comer algo y seguir con las últimas dos clases que les quedaban en el día. 

Fueron a calentar su comida al horno de microondas que había en la cafetería de la escuela y se sentaron a comer en la primer mesa libre que encontraron, cerca de un gran ventanal por donde se podía observar prácticamente toda la escuela y algunos edificios de otras facultades del campus. 

Jae Joong observaba mientras comía su almuerzo a los estudiantes caminar de un lado a otro con sus pesadas mochilas y libros en las manos y Junsu al verlo tan distraído le preguntó.

-¿Se puede saber que te tuvo tan distraído ayer como para que no estudiaras bien la clase? - Sabía que sonaba como un papá regañando a su hijo por no estudiar, pero la verdad es que solo tenía curiosidad, además, Jae Joong siempre estudiaba sus clases diarias, por eso era que ese suceso era tan sorprendente y extraño para él.

-Creo que estoy enamorado - respondió Jae Joong sin pensarlo dos veces. 

Junsu parpadeó confundido y se quedó con la boca abierta durante unos segundos. 

-¿Qué?, ¿Escuchaste lo que te pregunté siquiera? - 

- Si, y esa es mi respuesta, por eso no me pude concentrar anoche - dijo el pelinegro ahora si mirando a su amigo, que había dejado los palillos sobre la mesa y lo miraba fijamente, sin poder creer lo que estaba escuchando. 

-Pero... ¿Quién es?, no tenemos ninguna compañera o amiga en la facultad que te llame la atención, o al menos eso me has dicho - ahora estaba mirando Junsu hacia la ventana, como tratando de analizar a cada persona que pasaba por ahí y le alcanzaba la vista para poder observarla con claridad, intentando descubrir quien podría ser esa persona que le había llegado a llamar tanto la atención a Jae Joong como para que le dijera que estaba enamorado.

-Es mi vecino, no estudia Medicina, está en la facultad de Derecho, y por Dios Junsu-ah, es el hombre más guapo y perfecto que haya visto en mi vida -

-¿Eres gay? - 

- Si, ¿No sabías?, creía que era demasmiado obvio - se rió cuando dijo aquello. 

-Bueno, si, un poco supongo - dijo Junsu algo sonrojado y nervioso. Ya había notado algunos detalles en el comportamiento de su amigo pero no había querido decir o asumir nada hasta que este le dijera. Al final resultó que sus sospechas eran ciertas.

-En fin, eso no importa, el caso es que vive en el departamento de al lado y lo conocí porque su gato se escapó a mi terraza y yo lo atrapé - 

-¿Entonces solo has hablado con él una vez? - preguntó Junsu con una sonrisa.

-Si, ayer - respondió el pelinegro volviendo a mirar hacia el exterior.

-Interesante, ¿Y cómo se llama?- 

-Jung YunHo - 

-¿Jung YunHo? ¡Jung YunHo! ¡De Gwangju! - casi gritó Junsu.

-No sé de donde es - se rió 

-Tiene que ser él, yo lo conozco, somos de la misma ciudad después de todo, además, él era famoso allá en Gwangju porque baila muy bien, pero MUY bien - siguió hablando el rubio sin siquiera escuchar lo que le había dicho su compañero, pero Jae Joong alzó las manos enfrente de él y le tapó la boca con una de ellas para que dejara de hablar.

-A ver, espera, ni siquiera sé si estamos hablando de la misma persona - 

-Oh te apuesto una comida mañana a que sí - y sacó su teléfono para entrar a Facebook, en donde buscó su perfil entre sus amigos y cuando entró le mostró las fotos que había ahí, en donde efectivamente, aparecía el apuesto estudiante de derecho de ojos marrones que vivía a un lado de Jae Joong.

-¡Wow! - exclamó Jae Joong -Junsu ¿Por qué nunca me lo presentaste? - 

-Bueno, no pensé que te gustaría, además, no me habías dicho que te gustaban los hombres - 

-Esta bien, lo sé, no importa, ya lo conocí - sonrió y tomó el teléfono de su amigo para observar las fotos del perfil de YunHo. -¿Enserio baila muy bien? - 

-Claro, ganó varios concursos en nuestra ciudad, todos pensábamos que sería artista, que audicionaría para alguna academia de baile o algo parecido pero terminó siguiendo los pasos de su padre y presentó para la facultad de Derecho - 

-Ya veo, pues se ve que le gusta su carrera cuando hablé con él - 

-¿Y volverás a hablar con él? - 

-Eso espero, la verdad no sé cuando, pero él me dijo que nos volviéramos a ver - 

-Wow, entonces debes gustarle también - dijo Junsu casi saltando en su asiento.

-¿Enserio lo crees? - 

-Si, Jae Joong eres muy apuesto, tienes a varias personas detrás de ti, y yo creo que este chico también se ha unido a la fila - le guiñó un ojo y Jae Joong se sonrojó e hizo movimientos con su mano derecha como si se estuviera echando aire. 

Terminaron de comer y fueron a sus últimas clases del día.

---

De regreso a su departamento, Jae Joong tomó el camino de siempre, pero ahora poniendo especial atención en el edificio donde vivía YunHo. Pasaba todos los días por ahí pero nunca había puesto atención hasta ese día. Se preguntaba si el muchacho estaría en casa, aunque le daría mucha pena pasar a saludarlo de todos modos tenía curiosidad y deseaba en el fondo que se pudieran encontrar al menos por 3 segundos, tan solo para verlo de nuevo en persona. 

Su corazón aún latía rápido cuando se acordaba del contacto visual que tuvieron en su departamento, y de como su mano tocó su mejilla.  
Jae Joong tocó con su propia mano esa misma mejilla, casi sintiendo el tacto de YunHo, cerró sus ojos un segundo y de repente una voz conocida lo sorprendió.

-¡Jae Joong-ah! - 

El mencionado abrió sus ojos del susto y se quedó prácticamente paralizado cuando se dio cuenta que era YunHo, cubierto en sudor y con el cabello mojado cubriéndole la frente. 

-Hola YunHo-ah  - dijo aquello en voz baja, sentía de repente su garganta seca. 

Lo escaneó con rapidez, observando desde sus largas piernas, el short corto que llevaba puesto y que le dejaba ver perfectamente sus muslos fuertes y bien definidos, su camiseta empapada y pegada a su cuerpo y los brazos descubiertos y resaltando sus bíceps. 

-¿Vienes llegando de la escuela? - preguntó el moreno acercándose. 

-Si, hoy me tocó salir tarde - 

-Que cansado, pero al menos ya estás en casa, ¿vas a descansar o a estudiar? - 

-Voy a estudiar un rato supongo - era su respuesta de costumbre. 

-Mm - hizo una mueca que el pelinegro pudo percibir más como un ligero puchero - Que lástima, estaba pensando en invitarte a cenar - dijo YunHo echándose el flequillo hacia atrás.

-Puedo estudiar en la mañana, ya es tarde de todos modos - dijo Jae Joong rápidamente, dándose cuenta que había pensado en voz alta.

-¿En serio?, ¿No pasa nada?, ¿Si terminas de estudiar lo que tienes asignado para tus clases? - 

-Si, de verdad - sonrió y YunHo también.

-Perfecto, entonces vamos - 

Ambos chicos entraron al departamento de YunHo y se dirigieron a su cuarto. 

-¿Estás solo? - preguntó Jae Joong al haber observado todo el departamento y no ver a la hermana del chico.

-Si, hoy mi hermana se quedó con una amiga suya de la escuela porque tienen que terminar un proyecto - 

-Ya veo - 

-Voy a bañarme rápido y preparo algo ¿Te parece?, vengo de correr y estoy muy sudado - dijo YunHo con una ligera sonrisa nerviosa.

-Esta bien, aquí te espero - sonrió Jae Joong se sentó en la cama del muchacho, dejando su pesada mochila en el suelo. 

YunHo asintió y dio algunas vueltas por el cuarto, el estudiante de medicina podía notar el nerviosismo en los pasos del joven y sonrió para sus adentros.

Cuando YunHo entró al baño y cerró la puerta detrás de sí mismo, suspiró. Sentía su cuerpo caliente, y no solo por haber hecho tanto ejercicio, era por Jae Joong, el muchacho de piel pálida y cabellos negros y lisos lo ponía de esa manera. Tan nervioso.

Con el bello rostro del futuro médico en su mente, YunHo se apuró a bañarse para cenar juntos. Nunca se le hubiera ocurrido que lo invitaría a cenar tan pronto, o que siquiera le volvería a hablar en tan poco tiempo, pero algo había en él que le llamaba tanto la atención.

-Quizás es su olor natural... a lavanda y libros - dijo para sí mismo y dejó que el agua fresca cayera en su cara.

Fuera del baño, en la habitación de YunHo, se encontraba un nervioso Jae Joong, peleándose con su "yo" interno sobre las decisiones de esa noche.

-¿Qué me pasa?, ¿En qué estaba pensando al aceptar tan rápido?, Ni siquiera era una invitación oficial, solo dijo que tenía la intención de invitarme... ¡Aish! - suspiró y echó el cabello que cubría su frente hacia atrás, aunque rápidamente volviera a quedar en su sitio original, pero no podía evitarlo, estaba nervioso, y cuando estaba nervioso se movía mucho y tartamudeaba enfrente de las personas, y se volvía algo torpe.

"Solo espero no regarla con algo" pensó justo antes de que YunHo saliera del baño, con solo un pantalón cómodo, sandalias y una toalla sobre sus hombros.

Si no hubiera sido porque estaba sentado, Jae Joong juraba que se hubiera caído, ¿Como se le ocurría a ese hombre salir sin camiseta?

Jae Joong estaba seguro que lo estaba haciendo a propósito.

-Olvidé mi playera - dijo YunHo cuando Jae Joong se puso de pie. El muchacho asintió sin decir ninguna palabra y YunHo se acercó a él. -¿Todo bien? - preguntó al verlo tan serio de repente. 

-Si... todo bien - respondió quedito y tragó saliva. 

"Está muy cerca" pensó Jae Joong cuando sintió el olor a shampoo invadir su nariz.

"¿Estará bien si me acerco más?" pensó YunHo cuando sintió su cuerpo moverse unos cuantos centímetros más hacia enfrente, era como si su cuerpo tuviera mente propia, porque él ni siquiera podía pensar y actuar tan rápido en ese momento. 

-YunHo... - 

La cercanía ya era mucha, sus rostros se encontraban cerca, podían sentir el aliento del otro chocando contra sus labios, y aquello a Jae Joong le parecía sumamente sexy. 

Cerró sus ojos cuando YunHo acercó su rostro lentamente hacia el suyo, solo un poco más y podría besarlo, pero el tiempo se le hacía eterno.

Hubo un pequeño roce y Jae Joong tuve que contenerse como nunca en la vida de empujar contra la boca del moreno para completar el beso, cuando escuchó la voz de una chica muy cerca del cuarto donde se encontraban.

-¡Oppa! ¿Estás en casa? - Era Jihye, la hermana menor de YunHo.

Aquel momento mágico, llamado así por Jae Joong, había terminado. 

Lo que hubiera podido pasar en ese momento se quedó solo en su imaginación, porque YunHo se separó de inmediato y fue a terminar de vestirse para abrirle la puerta a su hermana. 

-Aquí estoy ¿Qué pasó? - 

-Oh nada, solo pasé por unas cosas que olvidé en mi cuarto y te traje el café que querías de la tienda, voy a regresar con Taeyeon, vinimos en su auto - 

-Oh, ya veo, gracias por el café, que te vaya bien con tu tarea - le dijo con una sonrisa algo fingida y observó a la chica irse. 

YunHo se volteó con lentitud hacia Jae Joong y lo vio observando sus zapatos, el ambiente ahora era algo incómodo como para intentar retomar ese "casi" beso en el que se habían quedado.

-¿Tienes hambre? - preguntó YunHo.

-Si, te ayudo a hacer de cenar, vamos - respondió Jae Joong con una sonrisa pequeña. Ambos jóvenes caminaron hacia la cocina y comenzaron a sacar las cosas del refrigerador. 

-No soy el mejor cocinero, así que espero que te guste mi comida - dijo el moreno con algo de pena al ver a Jae Joong cortar los vegetales con mucha habilidad y rapidez.

-Apuesto a que cocinas bien, no te preocupes - le enseño la lengua el más pálido. 

-Tú has de cocinar perfecto, de seguro tus compañeros siempre quieren que hagas de comer - lo molestó un rato YunHo.

-Debo admitir que si, la verdad si me piden mucho que les haga comida, sobre todo Changmin - se rió el pelinegro y después dijo -Deberías ir a comer un día a mi departamento, para que pruebes tú mi comida ahora - 

-Me agrada la idea - 

La verdad solo buscaban cualquier excusa para verse de nuevo. 

Se movieron un poco más por la pequeña cocina, más YunHo que Jae Joong, y cuando la cena estuvo lista, el joven estudiante de leyes hizo que Jae Joong se sentara y él se encargó de terminar de preparar la mesa y servir la comida. 

-Buen provecho - dijo Jae Joong. 

-Igualmente  - respondió el chico.

La comida había quedado muy bien y YunHo suspiró aliviado cuando Jae Joong se lo hizo saber. Por lo general Ji Hye se quejaba seguido de las comidas de YunHo, pero de todos modos se las comía porque era muy perezosa para hacer de comer para los dos, por eso el recibir un comentario bueno de su nuevo amigo le hacía sentir muy bien. 

-Me alegra que te haya gustado - 

Jae Joong casi se derrite internamente al ver la sonrisa de YunHo, pero prefirió solo dejar su emoción dentro de su pecho.

Cuando terminaron de cenar, YunHo insistió en que dejaran los trastes sucios para que él los lavara después cuando Jae Joong se ofreció a ayudarle, finalmente, después de prometerle al pelinegro que iría a comer con él a su departamento la siguiente semana, Jae Joong aceptó. 

Igual que la primera vez, Jae Joong fue encaminado por YunHo hasta la puerta, y antes de dejarlo irse, el moreno se atrevió a hacer algo que quizás lo arruinaría todo, pero estaba más seguro de que solo daría un buen resultado. 

Lo abrazó. 

Pero no un abrazo simple de despedida. Ambos sabían que ese abrazo tenia un significado más profundo y por eso mismo fue más duradero. Al principio Jae Joong no correspondió, pues se sintió sorprendido por el repentino movimiento y la sensación de los brazos del chico alrededor de sus hombros, pero rápidamente dejó de pensar y solo rodeó la espalda del joven también. YunHo apoyó su barbilla en el hombro de Jae Joong y susurró en su oído.

-Hasta luego Jae Joong-ah, espero verte pronto - 

-Yo tambien YunHo-ah... hasta luego - y sin muchas ganas por parte de ambos, se soltaron para que Jae Joong pudiera retirarse a su casa, con un gran sonrojo en su rostro que YunHo no pudo ver porque ya no volvió a voltear hacia su puerta y porque Jae Joong jamás lo dejaría verlo así.

----

-¡Chunnie!, ¡Minnie! - gritó Jae Joong al mismo tiempo que caminaba hacia la puerta - Iré a la tienda por leche, dejé mi celular en el cuarto - les avisó y tomó las llaves del departamento. 

Después de eso solo se escuchó el sonido de la puerta cerrándose con fuerza.

-Aish, Jae Joong siempre azota las puertas - se quejó Changmin y siguió viendo televisión. 

Eran las 10:00 p.m. cuando Jae Joong salió de su departamento para comprar leche y poder cenar cereal. La tienda se encontraba a unas pocas cuadras de su casa por lo que solo llevó lo esencial: dinero y llaves. Llevaba puesto un pantalon holgado que se ajustaba con correas a la cintura, una playera blanca con cuello en v y sandalias, llevaba las manos dentro de los bolsillos del pantalón e iba caminando tranquilamente. La noche era silenciosa, no había muchos autos circulando a esa hora por su colonia y la calle era iluminada tenuemente por los postes de luz que se encontraban distribuidos por la banqueta. 

Se encontraba por llegar al establecimiento cuando de la nada aparecieron dos hombres, uno que lo atrapó por detrás, tapándole la boca con una mano y rodeando su cuerpo con la otra, y el segundo de pie delante de él con una navaja en la mano derecha, apuntando hacia el rostro del joven. Jae Joong abrió los ojos con miedo y se comenzó a agitar y querer gritar, pero el hombre con la navaja la movió en señal de amenaza y lo hizo guardar silencio. 

-Hágamos esto rápido y todos salimos ilesos - dijo el hombre con la navaja. 

Jae Joong asintió suavemente sin calmar su respiración. Seguía atrapado por el sujeto de atrás. Observó como el individuo armado guardaba la navaja en su pantalón y comenzaba a explorar su cuerpo, metiendo las manos en los bolsillos del pantalón del estudiante y sacó los billetes que tenía.

-¿Sólo esto? - se quejó.

Jae Joong asintió y su respiración de volvió más rápida cuando el hombre volvió a sacar su navaja. Ahora si que iban a atacarlo. Sintió la mano libre volver a buscar en su cuerpo algún lugar donde pudiera tener dinero o un celular escondido, pero no había nada, Jae Joong había salido sin nada en las manos, y el criminal se molestó y tomó la empuñadura de la navaja con fuerza. Jae Joong decidió que tenía que hacer algo, y cuando el brazo de su atacante descendió con rapidez para enterrarle el arma, el pelinegro soltó una patada en la cabeza de su agresor.

"Esa única patada que me enseñó Changmin tenía que servirme de algo" pensó Jae Joong cuando vio caer el hombre enfrente de él, sangrando en el área de la sien. Se sintió liberado por el otro hombre y de repente cayó al suelo con un dolor intenso en su muslo izquierdo. Ahí se dio cuenta, después de que el "rush" de adrenalina se hubiera esfumado, que la navaja del tipo estaba enterrada en su muslo. 

Gritó y mordió sus labios al momento en que intentó levantarse para correr, pues vio que después de ayudar a su compañero a levantarse, ambos atacantes se acercaban a él. 

Sin embargo, su esfuerzo fue casi inútil porque no pudo levantarse y sintió como los dos hombres comenzaban a patearlo. Jae Joong gritó y cubrió su cabeza con sus brazos mientras recibía las patadas de los molestos agresores.

Después de unos minutos los golpes cesaron y los dos hombres huyeron, dejando a un muy lastimado Jae Joong tirado en la banqueta, sangrando de la nariz, del muslo y con mucho dolor en el tórax.

---

-¡Oppa! ¿Vas a salir? - preguntó Jihye a YunHo cuando lo vio buscando sus tenis por el departamento. 

-Si, voy a la tienda ¿se te ofrece algo? - respondió sin mirar a su hermana.

-Si, traéme unas papas fritas - le dejó un billete a su lado. YunHo lo tomó y lo guardó en el bolsillo de su pantalón y salió del lugar sin decir más.

Iba caminando por la colonia pensando en que podría comprar para hacer de cenar cuando vio a una cuadra y media a dos hombres corriendo y a otro tirado en el suelo. De inmediato corrió también para ayudar a la persona tirada.

"Seguramente lo asaltaron y está lastimado" fue lo primero que pensó.

Ya tenía su celular en la mano listo para marcar el número de emergencias cuando vio al muchacho casi inconsciente y se dio cuenta de que era Jae Joong.

-¡Jae Joong! - se agachó para observarlo bien y vio la sangre en el pavimento. 

-Yun...Ho - dijo Jae Joong cuando lo escuchó gritar su nombre y sonrió al verlo

-Oh Dios Jae, ¿Cómo te pasó esto? - tocó su rostro unos segundos y rápidamente comenzó a marcar a emergencias. El teléfono sonó dos veces y una mujer al otro lado de la línea fue quien le respondió. YunHo indicó nervioso lo que sucedió y pidió una ambulancia, después de dar la dirección le colgaron y guardó su teléfono en el bolsillo de su pantalón.

-Llama... a Yoochun - dijo Jae Joong con los ojos húmedos por las lágrimas que quería soltar del dolor.

YunHo volvió a sacar su teléfono y marcó el número que le dictó el pelinegro y habló con el compañero de cuarto del chico, quien se escuchó al borde de las lágrimas apenas le informó del estado de su amigo. Yoochun le colgó para poder hablar con los padres de Jae Joong y YunHo guardó de nuevo su teléfono, justo al tiempo que la ambulancia se estacionaba junto a ellos.

Dos paramédicos bajaron y comenzaron a atender a Jae Joong, quien mordía su labio y cerraba sus ojos con fuerza por el dolor que sentía al ser explorado. YunHo se quedó atrás de uno de los socorristas y sintió unas inmensas ganas de tomar la mano del pelinegro y no soltarla, pero no podía interrumpir el trabajo de los muchachos. 

Rápidamente uno de ellos se levantó y sacó la camilla de la ambulancia para subir al lesionado y llevarlo de inmediato al hospital. YunHo no dudó dos veces en subirse detrás de ellos para irse en la ambulancia también y ahora si tomó la mano de Jae Joong, apretándola ligeramente, tan solo para hacerle saber al chico que no lo dejaría solo.

-Apenas y traía dinero... - dijo Jae Joong en voz baja, YunHo se acercó para escucharlo. -Ni siquiera... valió la pena esto - susurró y una lágrima rodó sobre su sien.

-No hubiera valido la pena aunque trajeras un millón de won en tu cartera - respondió el moreno a su comentario y sintió el apretón de mano que le devolvió Jae Joong. 

Llegaron al hospital y YunHo bajó rápido para dejar a los paramédicos avanzar con la camilla y los siguió cuando entraron al hospital. Jae Joong fue de inmediato admitido en urgencias y el médico que llegó ordenó radiografías y comenzó a llenar la historia clínica.

-Yun... - volteó Jae Joong hacia su derecha donde se encontraba el mencionado sentado al lado de su cama en la sala de urgencias. 

-¿Qué pasa? - 

-Mantén tu teléfono con sonido... ahh!!- gritó cuando el doctor comenzó la exploración física  - Mi mamá podría llamarte... Yoochun le dio tu número de seguro - 

-Esta bien, no te preocupes - 

-Gracias - 

Y los gritos de Jae Joong siguieron, aunque el joven estudiante tratara de contenerlos, hasta que por fin todas las heridas que pudieron encontrar con los estudios de imagen fueron tratadas. 

Jae Joong tenía 2 costillas fracturadas en el hemitórax derecho, pero corrió con suerte porque no habían perforado pulmón ni dañaron corazón, además de los golpes en el rostro, donde se apreciaba el labio inferior partido del lado izquierdo y una herida de aproximadamente 2 centímetros de largo arriba de la ceja derecha, que había sido suturada ya. La herida punzante en el muslo derecho también había sido atendida, sin necesidad de llevar al muchacho a quirófano porque la navaja no había llegado a lacerar las estructuras vasculares, por lo que solo se controló la hemorragia, se suturó y se aplicó un vendaje.

YunHo no soltó en ningún momento la mano de Jae Joong después de ser atendido.

---

Kim Jae Rin le gritó a su esposo apenas colgó el teléfono y comenzó a llorar, pero no se quedó quieta, de inmediato empezó a hacer una maleta y a buscar las llaves de su auto. 

Yoochun acababa de llamarle para avisarle que su hijo fue asaltado y era llevado al hospital porque el vecino lo encontró herido en la calle.

-Tengo que ir a Seúl - 

-¿Cómo está? - preguntó Hyuk Su.

-No lo sé, Yoochunnie solo me dijo que lo llevaron al hospital, voy a llamarle llegando a la capital - 

-Me llamas apenas sepas algo por favor, voy a estar con ustedes lo antes posible - dijo el hombre y le dio un beso a su esposa antes de que ella saliera hacia su auto y condujera hacia su hijo.

No era mayor fan de viajar de noche, mucho menos si ella manejaba, pero tratándose de una situación como esa, era lo menos que le importaba. Lo único en lo que podía concentrarse para no pensar en dormir por ser de madrugada era en encontrar a su hijo sano y salvo en el hospital, que le dijeran que no tenía nada grave y que todo estaría bien. 

---

Jae Joong se había quedado por fin dormido a las 2 de la madrugada. YunHo siguío sosteniendo su mano y acariciando su cabello con la mano libre hasta que el joven se quedó dormido en la ajetreada sala de urgencias. Con suavidad soltó la mano de Jae Joong y se puso de pie para estirar las piernas y su espalda, pues la silla en la que se encontraba sentado no era muy cómoda para pasar ahí tantas horas. 

En eso vio a una mujer entrar apurada a la sala y acercarse a la estación de enfermería, se quedó observándola, encontrándole cierto parecido a su amigo y entonces la enfermera con la que hablaba señaló hacia donde ellos se encontraban y la mujer se dirigió hacia ellos.

YunHo no necesitó observar con tanto detenimiento a la mujer que se acercaba para darse cuenta que era la madre de Jae Joong.

-Oh mi Jae Joongie - dijo acercándose al joven dormido en la camilla y le acarició la mejilla con cuidado. YunHo solo se quedó quieto y callado, no tenía idea de que decir o hacer.

-Hola, tú debes ser el vecino de mi hijo - dijo la mujer ahora observándolo a él.

"Definitivamente es la mamá de Jae" pensó al verla a los ojos y darse cuenta de que eran idénticos.

-Si, mucho gusto, soy Jung YunHo - se presentó con una ligera inclinación.

-El gusto es mío, soy Kim Jae Rin - imitó la acción del joven. - Muchísimas gracias por ayudar a Jae Joong - lo tomó de ambas manos y las estrechó. YunHo se sorprendió por la acción pero respondió.

-¡Oh! No tiene que agradecerme, lo haría sin pensarlo de nuevo - eso último lo dijo más sin pensar.

Cuando Jae Rin soltó las manos de YunHo se fue a sentar a la silla al lado del chico.

Comenzaron a platicar en la sala de urgencias y Yunho pudo notar de inmediato lo agradable que era la madre de Jae Joong y de quien el joven había heradado su personalidad, al menos esa parte agradable y amigable.

Cuando el muchacho bostezó a las 3:00 a.m. Jae Rin le dijo.

-YunHo ¿No tienes clases en la mañana? - 

-Si, pero no pasa nada, puedo esperar un rato más - 

-Oh no muchacho, no puedo permitir eso... ve a casa y descansa un poco - lo regañó.

-Pero yo - 

-Pero nada... Jae Joongie estará bien, yo le digo que se ponga en contacto contigo cuando despierte - 

"Suena muy lindo Jae Joongie... debería decirle así de ahora en adelante" fue lo único que cruzó por la mente de YunHo.

-Anda, ve a descansar Yunho-ah... te lo mereches - le dio un pequeño abrazo y unas palmadas en el hombro y lo dejó irse.

YunHo volteó una última vez hacia atrás cuando iba a media sala de emergencias y continuó su camino a casa.

----

Cuando despertó con el ruido y el dolor abrió los ojos, encontrando a su madre recargada en su cama con los ojos cerrados.

-Umma - le habló y trató de moverla.

-Hmm... Jae Joongie... - se incorporó y se talló los ojos - ¿Cómo te sientes? - 

-Muy adolorido - respondió.

-¿Quieres que le llame a un médico para ver si te da algún medicamento para el dolor? - 

-No... puedo soportarlo - no quería dormir de nuevo, solo quería que lo dieran de alta - ¿A qué hora llegaste? - preguntó.

-Como a las 2:00 a.m.-

-Oh- entonces se dio cuenta de quien faltaba.

-¿Y YunHo? - 

"¿Lo soñé?" se preguntó el pelinegro ya que no había ni rastro de él.

-Se fue hace unas horas, le dije que se fuera a descansar para ir a sus clases - 

-¿Conociste a YunHo? - preguntó con algo de sorpresa.

-Claro... es un muchacho muy agradable - le contestó - Y apuesto... muy muy guapo - dijo aquello con otro tono, uno que Jae Joong reconoció a la perfección y lo hizo sonrojarse. 

"Ahora sabe que me gusta... maldición"

Su madre era muy buena leyéndolo.

---

Definitivamente no hubiera aguantado toda la noche despierto en el hospital y aparte su día en la universidad, probablemente si se quedaba cuidando de Jae Joong toda la noche hubiera faltado a sus clases ese día, pero ya que la madre del chico lo obligó a irse a dormir, pudo descansar al menos 2 horas. 

Se sentía acabado. 

No entendía como Jae Joong aguantaba desvelarse, si es que lo hacía, la verdad es que aún no lo veía en temporada de exámenes para ver que tan intenso se ponía con el estudio.

Iba caminando por el campus sin muchas energías, buscando una banca libre en donde sentarse y poder comer el almuerzo que su hermana le preparó antes de partir también a la escuela cuando un chico mas o menos de su altura, con cabello negro corto y una mirada risueña se acercó a él y lo saludó.

-Hola YunHo, te ves muy cansado - 

-Disculpa ¿Quién eres? - preguntó YunHo al no poder reconocer su rostro en su mente.

-Soy Yoochun, vivo con Jae Joong, hablaste conmigo anoche - le respondió con una sonrisa. 

-Oh, tu eres Yoochun - sonrió y se froto los ojos cuando sintió que le ardían por el sueño que tenía - Lo siento, no conocía tu cara - 

-Está bien, yo solo te conozco por como te describió Jae Joong, soy bueno imaginándome a las personas - 

-Ya veo - 

Encontraron entre su plática una banca libre y fueron rápidamente a sentarse antes de que otros estudiantes llegaran primero.

-Por cierto, toma, te traje un café, se ve que lo necesitas - le ofreció uno de los dos vasos de café que llevaba cargando y de los que el estudiante de derecho se dio cuenta apenas en ese instante.

-Gracias - lo aceptó sin pensar y comenzó a beberlo. Yoochun lo observó al tiempo que tomaba un sorbo de su propio vaso y comprendió por que le gustaba a su amigo ese joven, al menos físicamente lo entendía, era muy apuesto. No era su tipo, él andaba más detrás de chicos como Junsu, el amigo de la facultad de Jae Joong, pero admitía que YunHo era muy guapo y entraba en el perfil de hombres que le atraían a su compañero de cuarto.

-¿Sabes algo de Jae Joong? - aquella pregunta sacó a Yoochun de sus pensamientos. YunHo lo miraba a los ojos esperando una respuesta.

-Si... hoy en la mañana fue dado de alta, lo llevaron a casa sus padres, parece que se quedarán toda la semana hasta que se sienta mejor - platicó el joven recordando los sucesos de hace unas pocas horas. 

-Que bueno, me alegra que ya esté en su casa, se recuperará más rápido y estará más cómodo - suspiró aliviado YunHo.

-Si, podremos cuidarlo mejor - dijo Yoochun con una ligera sonrisa. 

-¿Crees que pueda ir a visitarlo hoy? - preguntó el moreno.

-Claro, estoy seguro que Jae Joong estará muy feliz de verte - respondió con una sonrisa más grande que la anterior y se puso de pie. - Debo ir a clases, fue un gusto conocerte YunHo-ah, supongo que nos estaremos viendo más seguido de ahora en adelante, cualquier cosa que necesites ya tienes mi número, puedes llamarme con confianza - le guinó un ojo y caminó hacia su edificio de clases. 

YunHo se quedó sentado un rato más viendo hacia ningún punto en particular en el jardín y fue a sus últimas clases del día cuando terminó su vaso de café. 

-Gracias Yoochun-ah, sí que me has salvado la vida hoy - dijo para sí mismo sonriendo al sentirse con un poco más de energía.

----

Jae Joong casi grita cuando se pasó de su cama a la silla que acomodaba frente al televisor para jugar videojuegos. Tomó uno de sus libros lo puso sobre sus piernas después de que pudo sentarse en una posición que no lo molestara y se puso a leer los temas de las clases a las que no pudo asistir ese día. 

Pensó en estirarse por su marcatextos pero de inmediato descartó la idea de solo pensar en moverse de nuevo y volver a sentir el intenso dolor en sus costillas. En eso entró su padre al cuarto y le dijo.

-¿Cómo estás? -

-Bien... puedo aguantar - respondió Jae Joong mirando hacia arriba a su papá que se encontraba de pie.

-No te esfuerces tanto, y si sientes mucho dolor dime también, no tienes que aguantarlo todo - le palmeó el hombro con suavidad. 

Su padre había llegado por la mañana al hospital, justo a tiempo para llevar a su hijo y esposa al departamento del muchacho cuando fue dado de alta. Estuvo en contacto toda la noche con su esposa para saber sobre el estado de Jae Joong, pero aun así habló de inmediato al hospital donde trabaja para avisar que no iría en unos días y explicó lo sucedido.

Por suerte el Doctor Kim tenía un buen puesto en el hospital y era respetado por muchos de sus compañeros de trabajo, por lo que no dudaron en cubrirlo al saber la noticia. Así fue como Kim Hyuk Su pudo partir a la capital del país tan rápido y ahora solo se encargaría de cuidar a su lastimado hijo. 

El hombre salió del cuarto y Jae Joong volvió a su lectura, si acababa lo que tenía planeado hasta ese día podría dormir tranquilo. Entonces escuchó unos pasos cada vez mas cerca y pensó que quizás era ahora su mamá que venía a ver como estaba (por décima vez en esas 4 horas) y volteó para decirle que estaba bien. Sin embargo, cuando vio a la persona que estaba de pie detrás de él se quedó sin palabras y su sonrojo se hizo evidente. 

-Yunho-ah - salió de su boca el nombre del muchacho que le sonrió con ternura.

-Hola Jae, ¿cómo te sientes? - lo saludó y movió la silla del escritorio del chico para poderse sentar enfrente de él. 

-Estoy bien, algo adolorido - respondió, queriéndose hacer el fuerte. YunHo lo sabía, era obvio, pero no dijo nada.

-Me alegra que estés bien - lo tomó de las manos y las juntó. Pasó sus pulgares por el dorso de las pálidas manos del muchacho y Jae Joong sintió una corriente eléctrica recorrerle el cuerpo con solo ese contacto. 

"Debería confesarme... después de todo casi muero, no puedo esperar más" pensó viéndolo fijamente. YunHo apartó la vista de sus manos unidas y lo miró a los ojos, perdiéndose en su mirada. 

-Me asusté mucho Jae - confesó YunHo y se acercó más a Jae Joong para poderlo abrazar con cuidado, el pelinegro se dejó y aguantó el dolor del simple roce con su piel y correspondió el abrazo. YunHo tenía apoyada la barbilla en su hombro y él podía respirar el aroma de su cuello. Olía tan bien que se preguntaba cual era su perfume, para regalárselo siempre con tal de asegurarse de no dejar de respirar tan agradable fragancia.

-Yo también Yun - era la primera vez que se atrevía a decirle de otra manera que no fuera con su nombre completo, pero pensó que si el chico en sus brazos lo hacía, él también podía empezar a hacerlo.

-Pensé que te perdería - soltó YunHo y Jae Joong se sorprendió, pero no pudo decir siquiera una palabra porque el castaño siguió hablando - Te quiero mucho Jae Joong, sé que llevamos poco tiempo de conocernos y de ser amigos, pero desde el momento en que te vi sentí que había una conexión especial entre nosotros, no puedo evitar perderme en tu mirada cuando me observas con tanta atención ni puedo dejar de ver tu rostro, sobre todo cuando sonríes, y pensar que ya no podría hacerlo casi me parte el alma en dos - Jae Joong estaba sin palabras. sintió las lágrimas de YunHo mojarle la mejilla por la cercanía de sus rostros y lo abrazo con más fuerza. 

-Estoy enamorado de ti Jae Joong... no puedo esperar más para decírtelo porque casi te pierdo y no sé que pueda pasar después, y no quiero arriesgarme a que nos separemos un día sin que lo sepas - terminó de decir YunHo y se separó un poco de Jae Joong, lo miró sonrojado, con los ojos rojos y brillosos, pero sobre todo, con una sonrisa en su rostro. 

-Estuve esperando el momento indicado para hablar contigo, pero después de lo que sucedió anoche pensé "cualquier momento es perfecto", YunHo... te quiero tanto - dijo Jae Joong dejando caer una lágrima al cerrar sus ojos y no pudo dejar de sonreír, especialmente cuando YunHo le dedicó tan bella sonrisa. 

-¿Entonces eso significa que no me vas a rechazar?, Por Dios pensé que lo harías - se rió y frotó su frente. 

-¿Cómo rayos piensas que voy a rechazarte tonto?, estoy enamorado de ti desde el primer dia en que te vi - confesó riendo también. Levantó sus brazos y los pasó alrededor del cuello de su vecino y utilizó algo de fuerza para atraer a YunHo más cerca. Nuevamente aquella escena se repetía, en donde tenían sus rostros tan cerca que podían sentir el aliento del otro chocar contra sus labios y esta vez Jae Joong no se contuvo y cerró el espacio que quedaba entre ellos, juntando por fin sus labios con los del chico de sus sueños y sintió que todo explotó. Que todo lo que había pasado en solo una noche había valido la pena porque podía besar a Jung YunHo. 

Y lo mejor de besarlo es que era correspondido, pues YunHo no tardó ni dos segundos en mover sus labios contra los de él. 

Cuando se separaron solo sonrieron, no necesitaron decir nada más.

Así era su amor.

--------------------

Hola! Mucho tiempo sin pasar por aquí!
Estuve muchos días con esta historia en mi cabeza y por fin me pude dar el tiempo de terminarla. Quedo mucho más extensa de lo que pensé, pero espero eso compense un poco mi falta de actualizaciones ultimamente.

Espero que les guste mucho, siento que hace tiempo que no escribo algo tan dulce y cursi y disfruté mucho escribiendo este fanfic, asi que espero que ustedes disfruten leyéndolo también.

Trataré de estar más activa cuando no tenga examen. Espero se encuentren muy bien ^^ Y que tengan una linda noche :D!
Espero sus comentarios (/u\) los leeré con gusto.

L@s quiero

~Always Keep The Faith~

8 comentarios :

  1. Owwwww pobre jae esos delincuentes son de lo peor :( que bueno que no le hicieron nada de gravedad, muchas gracias me gusto mucho ❤❤❤❤❤❤

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. *w* acabo de leerlo me gusto muchísimo <3 fue un amor a primera vista. Solo me dio cólera q esos delincuentes no fueran detenidos. La confesión de amor al pasar el incidente me hizo suspirar. Muy lindo amiga, gracias por escribirlo y compartirlo.
    Se te extraño mucho. 😘

    ResponderEliminar
  4. Que tierno y hermosa historia, lastima lo de los delicuentes y que no los hayan agarrado, lastimaron al hermoso Jae. El amor a primera vista.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  5. Precioso
    Que suerte tienen ambos
    Me encanto...

    ResponderEliminar
  6. Estuvo muy lindo y tierno ya q fue amor a primera vista y no tardaron en estar juntos y sin enredos...mucha miel...gracias

    ResponderEliminar
  7. Hermosa historia me encanto,pobre Jae casi lo matan....que lindo se declararon su amor uno por el otro....el Yunjae siempre juntos gracias 😊

    ResponderEliminar
  8. kyaaaaaaaa!!!!! es lo ms tierno que leido en mucho tiempo, dios me encanto, ojala subaas otra historia , esos dos son una ternura

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo en leer el capítulo ^-^ Pero 'Young Mi's blog (김영미)' se alimenta de comentarios así que dale algo de comer y deja tus lindos comentarios :3